Visibilizando herencias de nuestra negritud

Por: Eurípides Blue

En México la mescolanza de sangres es algo que se refleja en su gente, su gastronomía, su lenguaje, su cultura.

En un mundo globalizado donde la homogenización es algo que se vive día a día gracias a los avances tecnológicos, es de suma importancia visibilizar la diversidad étnica de nuestro país y a la que comúnmente le damos la espalda ya sea por desconocimiento o por discriminación.

negra

Foto: Eurídice Sifuentes

Actualmente, en un esfuerzo por evidenciar y concienciar que en México la afrodescendencia es una realidad que muchos ignoran, surgen dos propuestas visuales para dar fe de que la comunidad negra, pese a ser negada y marginada, sigue en pie y luchando para el reconocimiento de sus derechos, usos y costumbres que validan su existencia frente a la ley.

La primera propuesta nos espera en el Centro de la Imagen emplazado en la Ciudadela, justo donde se encuentra la Biblioteca México. Bajo el nombre de Afromericanos, la exposición visibiliza siglos de discriminación, opresión y negación de las tradiciones Afroamericanas en Latinoamérica. La exposición, inaugurada el pasado 17 de agosto, está conformada de 400 imágenes a las que se les suman objetos de más de 70 artistas afrodescendientes de distintas partes de Latinoamérica incluyendo a México.

Para abrir boca, en la entrada a la expo se aprecia un mural pintado in situ por los artistas panameños Manuel Golden y Gustavo Esquina y el mexicano Baltazar Castellano; el cromatismo se va modificando según el país y la región capturada. Cada sala es un deleite y una sorpresa ya que cuenta con textos entre descriptivos y poéticos que dan sentido a los objetos y las imágenes contemporáneas y de archivo, posibilitando la re-estructuración del imaginario de las comunidades afrodescendientes tanto dentro como fuera de nuestro país.

mural

Foto: Eurídice Sifuentes

En particular me identifiqué con los retratos de los mascogos. Ellos, a diferencia de los afrodescendientes introducidos por Veracruz o Guerrero como esclavos, llegaron a Coahuila escapando de la esclavitud en Estados Unidos. El Gobierno mexicano los admitió y nacionalizó con la condición de formar un ejército para resguardar la frontera; a cambio, recibieron tierras y ganado. Posteriormente se establecieron en el Municipio de Múzquiz Coahuila y actualmente en esta localidad viven alrededor de 70 familias que cada 19 de junio celebran la abolición de la esclavitud en Texas.

A lo largo del recorrido se aprecia la belleza de la piel negra y la riqueza cultural que África nos dejó. Como plus en el recinto habrá visitas guiadas, charlas, talleres, un ciclo de cine, una muestra gastronómica y la cereza del pastel es una noche negra con ritmos afroamericanos que se realizará el día 27 de octubre.  La exposición termina el 4 de noviembre, así que todavía pueden disfrutarla.

La segunda propuesta nos lleva a la Cineteca Nacional donde es proyectada la película “La Negrada”, que es el primer filme mexicano de ficción que de una manera “naturalista” da una visión del día a día de una población afrodescendiente de Oaxaca.

La-negrada

El proyecto de realizar la película surgió justo por la discriminación vivida por el mismo director Pérez Solano, quien creció en la región mixteca oaxaqueña. A pesar de que los actores no son profesionales sino gente que el mismo director tuvo que buscar y convencer para que participaran en la película, la emoción proyectada en cada una de las escenas tiene una fidelidad que vuelve casi imperceptible la ficción presentada, que en palabras de la directora de arte Lola Ovando, es un mosaico de historias recopiladas por el director a lo largo de 2 años en sus visitas a la Costa Chica.

Corralero es la comunidad donde se filmó la mayor parte de la película; cabe mencionar que la población vive en condiciones de miseria y actualmente es azotada por el narcotráfico, sin contar que la escasez de fauna marina obliga a sus habitantes a abastecerse en Guerrero para ofrecer algo a los turistas que visitan el sitio.

La cosmogonía del “Tona”, el queridazgo, las luchas de movimientos aislados por el reconocimiento de los afrodescendientes, la relación del mar con el negro y la naturalidad con la que se aborda la sexualidad son algunos puntos clave del largometraje.

Visita nocturna al Museo Leonora Carrington

Por: Claudia María Santizo

El museo Leonora Carrington ubicado en la ciudad de San Luis Potosí, es el primer museo en el mundo dedicado a la exposición de la obra de Leonora Carrington, escultora, pintora, escritora y una de las principales exponentes del Surrealismo, movimiento de vanguardia en el que participaron mujeres artistas. Las mujeres surrealistas buscaron escapar de los estereotipos de musas o femme fatales.

Leonora Carrington, nacida en Inglaterra y nacionalizada mexicana, se introdujo en el movimiento surrealista de la mano de Max Ernst, pintor alemán, con quien participó en la Exposición Internacional de Surrealismo en París y Amsterdam.

Leonora

Con el avance de la Segunda Guerra Mundial huyó a España donde fue internada en un hospital psiquiátrico del cual escapó y se casó con Renato Leduc. Llegó a México en 1941 donde convivió con vari@s surrealistas europe@s refugiad@s, entre ell@s Remedios Varo y Edmund James quien fue uno de sus mayores coleccionistas. Y es en México donde desarrolló plenamente su potencial artístico. En los 70´s se une al movimiento feminista, lo cual se ve reflejado en varias de sus obras y pensamientos que también se encuentran plasmados por medio de frases en los muros del museo.

“No tuve tiempo de ser musa de nadie…Estaba demasiado ocupada rebelándome contra mi familia y aprendiendo a ser artista”.

El museo se alberga en el Centro de las Artes de San Luis Potosí. Este centro se ubica en lo que fuera la antigua Penitenciaría, construcción de finales del siglo XIX y que funcionó como cárcel hasta finales de los 90´s y el museo abrió sus puertas en marzo del 2018. Ocupa el área que era destinada a los procesados. La construcción es en sí misma algo digno de conocer y un acierto porque la atmósfera que crea hace aún más interesante el recorrido del museo.

Museo

Al encontrarme ahí recordé una frase que utilizaba mi hijo más pequeño para describir algo emocionante que podía suceder, decía: “huele a planes de fin de semana”. Pero ahí era al contrario; hay un olor peculiar que me hizo sentir “huele a no hay más allá” y pensaba en todo lo que esos muros de piedra podrían contar; aún con capas de pintura, transmiten una sensación sórdida – incluso hay un apartado en el que con lentes de vista aumentada puedes ver cómo era el interior de las antiguas celdas de los reclusos- y que aguzó mis sentidos al contemplar las esculturas de Leonora, mezcla de realidad y fantasía, de animales fantásticos y que reflejan la influencia de mitos celtas que escuchaba de su madre y su nana.

“Cuando aúno belleza y fealdad, realidad y fantasía, horror y alegría, no represento sino lo que somos, lo que no nos atrevemos a asumir porque nos da miedo. Es más fácil y menos doloroso tomar consciencia de lo exterior, de la fachada, de los objetos concretos que nos tranquilizan porque supuestamente son los poseedores de la realidad”.

Un recorrido normal es interesante, pero hacerlo de noche es fantástico; esculturas de más de seis metros iluminadas y el ambiente que rodea el museo es una experiencia única. Particularmente me gustó el Salón de los Espejos, tanto que al terminar el recorrido volví a él, un espacio de experiencia de animación multimedia inspirada en el cuento de Leonora “Los conejos blancos” donde podemos adentrarnos en un mundo de fantasía.

Museo-Leonora-Carri-e1521846669511-640x360

No pierdan la oportunidad de conocer la obra de Leonora Carrington en este magnífico espacio en su próxima visita a la ciudad de San Luis Potosí.

¿Bibliotecas para los libros?

Por: Nadia Sierra Campos

¿Hace cuanto no te acercas a una biblioteca? ¿sabes para qué sirve la biblioteca? ¿te imaginas una biblioteca donde todas las personas puedan navegar? muchas preguntas pueden surgir alrededor y por eso en esta ocasión te quiero platicar un poco sobre las bibliotecas y la inclusión.

book-436512_960_720

Cuando no existía la red y también cuando ésta no era tan accesible como ahora, hacer una tarea, consultar textos que profundizaran sobre un tema o simplemente pasar un rato y leer esos libros que no podíamos comprar, era impensable sin una biblioteca cercana a nuestra localidad, cuando para las personas afortunadas como yo, las había.

En México existen 2,456 municipios y según información gubernamental[1] actualmente se cuenta con 7 mil 363 bibliotecas públicas en 2 mil 281 municipios; si hiciéramos cuentas alentadoras podríamos decir que nos falta poco para contar con una biblioteca en cada municipio, pero no es así pues la mayoría de las bibliotecas se ubican en las grandes ciudades. Eso nos demuestra que la infraestructura bibliotecaria aún es insuficiente en el país y que para que un mayor número de personas puedan acercarse al conocimiento y la cultura falta mucho que trabajar.

La finalidad de una biblioteca es contribuir al bienestar de la población respondiendo a sus necesidades culturales, educativas, informativas y recreativas, además de brindar a las personas usuarias un espacio de tranquilidad en donde tengan acceso a acervos y recursos para informarse, trabajar, descansar, viajar en el tiempo y los espacios. Si pensabas que sólo podías encontrar libros, tenías una idea parcial, pues en estos espacios podemos consultar además revistas, periódicos y cualquier otro documento escrito de consulta pero también hay audiolibros, películas con subtítulos o con audiodescripción y también de lectura fácil, en el mejor de los casos.

biblio_vasconcelos

Como ves, una biblioteca no es un desperdicio ni de espacio ni de tiempo; se trata de una inversión para las generaciones presentes; cualquiera que sea su edad, es opotunidad de desarrollo y abona para la educación o la recreación.

La casi reciente Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible establece que a través del cumplimiento de sus 17 objetivos, que abarcan el desarrollo económico, ambiental y social, ninguna persona quedará relegada. Es por eso que una biblioteca es un espacio indispensable para contribuir en el logro de esos objetivos en los pequeños y grandes rincones del país, pues el acceso público a la información permite que la sociedad tome decisiones informadas y con ello mejoren su calidad de vida; habría que recordar que fomentar la ignorancia también produce discriminación, pues perpetua la marginación social.

Las comunidades que tienen acceso a información oportuna y relevante tienen mejores opciones para erradicar la pobreza y la inequidad, mejorar el acceso a los alimentos y el uso eficiente de los recursos, promover la salud, la cultura, la investigación, la innovación y por supuesto la educación. Con ello, también se tiene la oportunidad de fomentar sociedades pacíficas e inclusivas que promuevan la resolución no violenta de conflictos, la paz, el respeto y con ello se facilite la cultura de legalidad y acceso a la justicia; se trata de un hilo conductor que favorece el desarrollo humano y el ejercicio de las libertades.

Con estas ideas te puedo aclarar que las bibliotecas no son para los libros sino para las personas; sin embargo, en la actualidad no son accesibles para todas. Primero, porque como se manifestó al inicio, no están disponibles en todas las regiones y localidades del país; y segundo, porque aún no están pensadas para la población que se encuentra en situaciones de vulnerabilidad o que se ha excluído socialmente como: personas indígenas, mayores, con discapacidad, migrantes, privadas de la libertad, usuarias de sustancias psicoactivas, en situación de calle, enfermas que se encuentran en hospitales o sus domicilios, o jóvenes al margen del sistema educativo, entra otras tantas más.

ed20e2724c79263082abeb228a8216b7

Así como recita la frase “si tú no vas a la montaña, la montaña debe ir a ti”, debe aplicar para las bibliotecas. La difusión del conocimiento y la cultura no requiere espacios arquitectónicos ni lugares fijos; lo que se necesita son recursos suficientes y creatividad. Es por eso que las bibliotecas ambulantes, la siembra de libros o el canje de materiales didácticos resultan prácticos. Qué tal si para las personas enfermas, privadas de la libertad o que tienen dificultades para leer utilizamos personas voluntarias que vayan a leer a los domicilios o lugares donde se encuentren. O qué mejor si instalamos pequeñas cajas con materiales en espacios públicos para que las personas los usen y los vuelvan a depositar ahí, si fomentamos la alfabetización escrita y digital. En fin, hay una serie de acciones para promover el uso de las bibliotecas públicas en cualquier lugar y en todo momento, que podrían hacer de éstas espacios inclusivos sin mucha infraestructura, aunque ella sí es indispensable en ciertos casos.

Finalmente hay que tener presente que lo que necesitamos es que la información viaje para todas las personas en donde se encuentren.

[1] Información consultada en el sitio web: http://www.bibliotecavasconcelos.gob.mx/presentacion/  el 16 de julio de 2018.

Después de casa de muñecas o de cómo romper estereotipos

Por: Angeles Santiso

 Cuando vi en cartelera el anuncio de “Después de casa de muñecas” pensé que ese título lo había visto ya en algún lado. Y no me equivoqué, así que voy a contarles un poco de la experiencia que tuve con dicha obra de teatro.

Buscando cómo festejar una fecha especial, decidimos ir al teatro y lo que nos atrajo de entrada de esta obra fue saber de la actuación de Cecilia Suárez: su trabajo nos ha gustado tanto en cine como en televisión, así que fue el gancho principal. Son tres actrices y un actor en escena, tod@s con grandes interpretaciones de sus personajes y, para mi gusto, la actuación de Suárez fue impecable y conmovedora. Pero lo que más me impactó fue el guion ya que, basándome en el vestuario y otros detalles, supuse que esta se desarrollaba a finales de siglo XIX o principios del XX. ¿Qué fue lo que me impactó? Pues que, en una historia situada en esa época, el guion gire en torno a una mujer que deja a su esposo e hij@s.

whatsapp-image-2018-05-02-at-5-36-23-pm-1

Todo el discurso de la obra nos podría parecer más familiar en esta época, en la que el movimiento feminista y de Derechos Humanos, han logrado avances importantes respecto al papel de las mujeres en la sociedad, la familia y la pareja. Sin embargo, aun con los avances, queda mucho camino por recorrer y “Después de casa de muñecas” nos deja grandes reflexiones al respecto.

Investigando acerca del texto, descubrí datos interesantes que les quiero compartir. El antecedente es otro libro llamado “Casa de muñecas”, escrito por Henrik Ibsen, que se representó por primera vez en diciembre de 1879. Y la historia es igualmente atractiva. Nora, la protagonista, para salvar la vida de su esposo Torvaldo, comete un acto ilícito. Cuando su esposo se entera de la situación, la humilla y la juzga por ello, dando lugar al final de la historia que tan criticado fue en su época: Nora decide dejar a su esposo e hij@s para encontrarse consigo misma.

9788492672967

Un dato interesante. Tal vez algun@ de ustedes haya leído el texto o haya visto alguna versión de “Casa de muñecas” llevada a la pantalla grande, incluyendo la película mexicana protagonizada por Marga López, y dirigida por Alfredo B. Crevenna. La película se estrenó en 1954 y… modificaron el final. Algun@s piensan que fue para no escandalizar a la sociedad mexicana de la época con un final que desafía los principios tan arraigados del papel de la mujer como madre y esposa. Curiosamente, esto ocurrió unos meses después de que en México se estableció que las mujeres tenemos derecho a votar y a ser votadas para ejercer cargos públicos, hecho que sucedió de 17 de octubre de 1953; además, “Casa de muñecas” ha sido considerado un escrito de corte feminista. ¿No les parece un poco incongruente que se decida cambiar el final de la película cuando a la par, ocurrió un evento tan trascendente en nuestro país?

DESPUES DE CASA DE MUÑECAS CECILIA SUAREZe

Por último, les comento otros detalles en relación a “Después de casa de muñecas”. Esta obra fue escrita por Lucas Hnath, dramaturgo estadounidense, y se presentó por primera vez en 2017. La crítica, como suele suceder, ha sido diversa. Por un lado, están quienes consideran que las segundas partes nunca son buenas (y menos si no has escrito la obra original) y por otro, quienes piensan que es una gran propuesta teatral. The Washington Post y The New York Times la han criticado favorablemente, pero considero que al final del día, la última palabra la tiene el o la espectadora. Para mí, es una obra que me dejó con muy buen sabor de boca y, sobre todo, muy reflexiva respecto a los estereotipos femeninos. Si tienen oportunidad de verla, estará en el Teatro de los Insurgentes en julio. Yo creo que la van a disfrutar.

Referencias

Barbero, J. C. (2006). Consideraciones sobre la libertad individual en Casa de muñecas. Eleutheria, 1-11. Obtenido de Eleutheria: http://www.eleutheria.ufm.edu/ArticulosPDF/060713_Consideraciones_sobre_la_libertad_individual_en_Casa_de_munecas.pdf

Martínez, K. (s.f.). Cartelera de teatro. Obtenido de https://carteleradeteatro.mx/2018/despues-de-casa-de-munecas/

México surrealista a la sombra de la Torre Latino

Por: Eurípides Blue

Caminando por el centro Histórico de la CDMX, capturó mi atención un reloj derretido junto con otras 18 esculturas más que se encontraban a la sombra de la Torre Latinoamericana. Al instante supuse el nombre del autor de dichas obras y sin demoras, me introduje en el atrio de la iglesia de San Francisco, que por cierto con frecuencia tiene exposiciones interesantes y gratuitas.

Dalí3

Transitar entre lo onírico y lo real es la experiencia que brinda la exposición “Dalí”, y eso es lo que nos provoca el Surrealismo. Dicho movimiento surgió en 1920 en París, y André Breton fue su líder y mentor. El surrealismo es una forma de ver el mundo; el arte se libera de la lógica  y la razón, donde se indaga en lo más profundo del ser. Expresar el mundo inconsciente y los sueños son el mecanismo liberador de las exigencias sociales (valores como el hogar, honor, familia, trabajo) brindándole a la persona la posibilidad de emanciparse de la existencia utilitaria que la sociedad le exige. Los fundadores del surrealismo afirmaban “el surrealismo no buscó cambiar el arte sino cambiar la vida”.

Este movimiento artístico  fue inspirado por la doctrina contemporánea de su época, es decir, el psicoanálisis y las teorías que Freud comenzó a desarrollar. André Breton descubrió que el pensamiento, las ensoñaciones y asociaciones verbales automáticas  podría ser métodos de creación artísticas (automatismo), dando como resultado obras delirantes y sin aparente sentido, pero en una época donde las guerras estaban a flor de piel, la irracionalidad de las mismas y las situaciones que vienen consigo superaron a la razón (un exceso de realidad) que se convierte una experiencia surrealista.

dav
Ahora bien, Dalí es uno de los exponentes más reconocidos del Surrealismo. Sus obras no se limitaron a la pintura o escultura, también incursionó en la fotografía, en el diseño de muebles y ropa; colaboró en el séptimo arte con Luis Buñuel, Alfred Hitchcock y Disney.
Para muchos, este artista es una persona-personaje ya que sus excentricidades llegaban a irritar a detractores y seguidores. El individualismo fue su estandarte al grado de declarar: “Yo soy el surrealismo”.

Conociendo un poco más su historia de vida, Dalí constantemente luchaba por ser distinto y obtener la atención en todo momento, derivado de la muerte de su hermano 9 meses antes de que él naciera, del cual llevaba el mismo nombre. Supongo que no es nada agradable que durante la niñez, lleves flores a una tumba con tu nombre escrito y que te digan tus padres que eres la reencarnación del fallecido. Y así, retando la a mortalidad, se hizo único e inmortal en sus obras que desentrañan sus deseos, temores, recuerdos, interpretaciones de la realidad, obsesiones y emociones.

el-salvador-dali-889515_960_720
Así que si caminan por la Calle de Madero no olviden visitar la expo de Dalí que, como sus obras, no tiene un tiempo definido de permanencia ya que estará en esa sede hasta que el buen clima lo permita. Y aunque las obras no se pueden tocar, habrá visitas táctiles para personas con discapacidad visual.

 

Dime qué cuento te gusta y te diré cómo eres

Por: Eurípides Blue

 “Los cuentos de hadas son más que reales; no porque les enseñen a los niños que existen los dragones, sino porque les enseñan que se puede derrotar a los dragones.”
Gilbert Keith Chesterton

 De niña amaba por la noches escuchar un cuento antes de dormir, transitando por algunas historias con tinte religiosos como “Las mil y una noches” (islámico) o “David y Goliat” (bíblico); otros tantos de temas mitológicos como “El conejo de la luna”, “Ceres y Proserpina” o mi favorito cuando tenía 7 años: “La princesa y el guisante”. Este último en mi niñez me enseñó que,  a pesar de que las princesas parecen tener la vida resuelta, en ocasiones surgen situaciones inesperadas y conflictivas donde se pone a prueba a la protagonista, donde los pequeños detalles pueden cambiar el destino, pero sobre todo donde las apariencias pueden engañar; mi lección de vida fue no dejarme llevar por la primera impresión.

IL.1907DULA(iii) web

El concepto de “cuento de hadas” es relativamente reciente. Si no fuera por los hermanos Grimm que comenzaron a recopilar y elaborar cuentos que anteriormente se transmitían por medio de la tradición oral, estos se hubieran perdido como ha sucedido con otros tantos. Con el paso del tiempo, estos cuentos se fueron censurando o modificando hasta llegar a las historias que hoy día Disney nos presenta en sus películas o  versiones que se suavizaron so pretexto de ser demasiado violentas para el público infantil.

Lo cierto es que como seres sociales las historias nos encantan, pues posibilitan colocarnos en otro tiempo, circunstancia y vivir como otra persona y al mismo tiempo, podemos reflejarnos en el relato al punto de posibilitarnos ser el espectador de nuestros propios conflictos.

Beatriz Martin Vidal caprucita y el lobo

El cuento como expresión artística, tiene un amplio impacto psicológico en la población infantil, precisamente porque es una obra de arte. “Al mismo tiempo que divierte al niño, el cuento de hadas le ayuda a comprenderse y alienta el desarrollo de su personalidad. Le brinda significados a diferentes niveles y enriquece la existencia del niño de tan distintas maneras, que no hay libro que pueda hacer justicia a la gran cantidad y diversidad de contribuciones que dichas historias prestan a la vida del niño.” (Bettelheim, 1994)

De una manera corta  y concreta el cuento plantea un problema existencial. Los personajes son lo principal a primera vista, y descritos a detalle se podría decir que lejos de ser una figura única son   una figura típica. En el cuento la temporalidad es relativa, por ello los cuentos comienzan con un érase una vez, en un país muy lejano, hace mucho tiempo; donde el vivieron felices para siempre propicia y mantiene la esperanza que pese a todas las dificultades el o la protagonista serán felices al final, dándole al niño o a la niña la seguridad que necesita.

Los cuentos de hadas son importantes para niñas y niños debido a que les ayudan a enfrentar los problemas psicológicos desencadenados por el crecimiento, contribuyen a integrar su personalidad y les hace conscientes de sus limitaciones y sus capacidades. Los cuentos también posibilitan vislumbrar su identidad y vocación, insinuando inclusive las experiencias indispensables para desarrollar  su carácter.

f95951de20272f8b78f057b3a029c3af--wolf-sketch-bunny-girls chiara bautista

El significado de un cuento será distinto para cada persona e incluso para la misma persona denotará algo distinto según su momento de vida. En los cuentos de hadas, los procesos internos se externalizan y se hacen comprensibles al ser representados por los personajes de una historia y sus hazañas, aquellos que son poco temerarios están destinados a una existencia aburrida o  poco satisfactoria, y por ende hay que esforzarse y arriesgarse para ganar en la vida.

Lo maravilloso del cuento es que no le exige nada al oyente o al lector. A pesar de estar cargado de fantasía, los personajes se perciben como tangibles evitando el sentimiento de inferioridad, y reconocen al pensamiento animista que caracteriza a la infancia. Por ello no es aleatorio que en los cuentos los animales, los objetos o la misma naturaleza tengan vida propia y se comuniquen con el personaje principal, de esta manera el niño o la niña resuelve preguntas filosóficas como: ¿quién soy, que quiero ser, cómo debo solucionar los problemas de la vida?

En la niñez es muy común aficionarse con un cuento y el padre o la madre tienen la misión entonces de facilitar la historia cuantas veces sea requerida. La persona adulta fácilmente puede adivinar el por qué le gusta tanto el cuento al niño o niña,  sin embargo se recomienda no interpretar ni desvelar al niño la razón del gusto por el cuento, ya que evidenciar esta información inhibe el proceso de resiliencia en el infante. Cuando el niño obtenga todo lo posible de su historia será el momento en que exprese que hay que sustituir el cuento predilecto por otro.

No conforme con lo descrito anteriormente el cuento incita a la imaginación, sobre todo si carece de ilustraciones, estimula el lenguaje, incrementa el aprendizaje y fortalece los lazos afectivos con la persona que se comparte el cuento.

Un estudio hecho por Paul Zak, del Centro de Estudios Neuroeconómicos de la Claremont Graduate University, en Estados Unidos, reveló que al escuchar una historia nuestros cerebros cambian neuroquímicamente produciendo cortisol y  oxitocina  (la hormona del amor) desencadenando dos emociones, la angustia y la empatía.

Cabe mencionar que los cuentos de hadas no son exclusivos de la niñez, también como personas adultas necesitamos resignificar nuestras situaciones de vida por medio de relatos que nos brinden reflexión. Yo sugiero como en la medicina tradicional hindú, que nos recetemos un cuento cuando nos encontremos psíquicamente desorientados o trastornados; tal vez nuestro niño interno se regocije por dicho alimento y nuestro adulto pueda aclarar mejor sus ideas.

 

 

Bibliografía

Bettelheim, B. (1994). Psicoanálisis de los cuentos de adas. Recuperado el 4 de febrero de 2018, de heortiz.net: http://www.heortiz.net/ampag/mitos/bettelheim-pa_cuentos_de_hadas.pdf

Prato, N. L. (1998). Abordaje de la gramática desde una perspectiva psicolingüística. Recuperado el 4 de febrero de 2018, de books.google.com.mx: https://books.google.com.mx/books?id=crHqTavOQtAC&pg=PA50&lpg=PA50&dq=abordaje+de+la+gramática+medicina+hindú&source=bl&ots=Dq9rsDeUaf&sig=LQZHEIjkF2UN27Jtx8xw8FvP3Yo&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwj1pu2AtJfZAhVujK0KHefJCegQ6AEIKzAA#v=onepage&q=abordaje%20de%20la%20gramática%20medicina%20hindú&f=false

Zak, P. J. (17 de diciembre de 2013). How Stories Change the Brain. Recuperado el 4 de febrero de 2018, de Greater good magazine: https://greatergood.berkeley.edu/article/item/how_stories_change_brain

Imágenes

Telling tales: The Arabian Nights, disponible en: http://heritageetal.blogspot.mx/2016/04/telling-tales-arabian-nights.html

Le Petit Chaperon Rouge – Opus 2, disponible en: http://albumsceline.blogspot.mx/2012/09/le-petit-chaperon-rouge-opus-2.html

Smol dump of some of my favorites by Chiara Bautista, disponible en: https://imgur.com/gallery/KJDxT

 

 

Mi historia con Diego

Por: Lucía Velasco
Mi recuerdo más lejano de Diego es de cuando yo tenía doce años (por allá de los inicios de los años ochentas) y andaba con mi mamá y hermano en todos los museos de la Ciudad de México (por lo menos, los que creía que eran todos), conociendo la obra del maestro. El Museo de Arte Moderno, las paredes de Palacio Nacional, el mural de Bellas Artes (reproducción del que “borraron” en el lobby del Rockefeller Center en Nueva York), la Casa Azul -de Frida- en Coyoacan, las casas gemelas  de San Ángel y, por último, el majestuoso museo-estudio Anacahualli, en donde dicho sea de paso, me asombré con la más grande ofrenda de Día de Muertos que he visto en mi vida.
 
No recuerdo la razón de ese recorrido. Mi madre y hermano tampoco. Por supuesto, a esa tierna edad no comprendí la obra, lo que sucedió con esas visitas fue el inicio de mi relación con dos de los personajes más interesantes de la historia cultural mexicana: Diego Rivera y Frida Kahlo.
 
En esta ocasión sólo escribiré de él: el maestro, “el Gordo”, el queridísimo Diego Rivera. Conocer su obra es comprender parte de lo que ahora reconocemos como nacionalismo y revisar, a través de su pintura, la historia de esta nación, desde nuestras culturas precolombinas hasta el México de la posrevolución.
 
El maestro nació en Guanajuato, Guanajuato, en 1886 y cuenta la historia que de niño se entretenía en dibujar… ¡en las paredes de su casa! Antes de los diecinueve años fue expulsado de la Academia de San Carlos, aquí en la Ciudad de México, y Antonio Rivas Mercado (el arquitecto que diseñó el Ángel de la Independencia), director de la Academia, le ayudó a conseguir una beca para estudiar pintura en Europa. Allá pasó quince años: España, Italia, Francia.
 
Regresó a México en 1922, justo cuando la revolución parecía terminarse, pero a tiempo para participar en uno de los movimientos culturales más interesantes que han sucedido en este país.
 
Junto con Siqueiros y Tamayo fundó el Sindicato de Pintores, que contó con la complicidad de José Vasconcelos para crear la corriente pictórica que hoy conocemos como muralismo. Las paredes de los edificios públicos se convirtieron en extensos lienzos en las que quedó plasmada la propuesta de lo que era México para estos creadores.
 
En el caso de Rivera su obra la podemos apreciar en el Palacio de Cortés en Cuernavaca, en Palacio Nacional, el Palacio de las Bellas Artes, en la Secretaría de Educación Pública (SEP) en la Ciudad de México y la Escuela Nacional de Agricultura en Chapingo; además de algunos edificios privados, como el mural que hizo para el Hotel Regis (mural que fue rescatado del derrumbe del temblor del 85 y preservado como el Museo Mural Diego Rivera ubicado en la Alameda Central de esta ciudad); además del Museo Dolores Olmedo y otros ya mencionados.
 
 
 
Colores vivos, personajes y escenas representativas de la vida mexicana, en la ciudad y el campo. Amor y violencia. Vida y muerte. El México prehispánico, el colonial, el independiente y el moderno. Imágenes que representan nuestro imaginario colectivo actual. 
 
Durante este periodo Diego milita en el Partido Comunista, estudia nuestra cultura prehispánica junto a Siqueiros, viaja constantemente al extranjero para cumplir compromisos de trabajo para los que es contratado y vive un tormentoso matrimonio de veintisiete años con Frida. El pintor corre con la suerte de poder disfrutar su éxito en vida.
A su muerte el maestro deja su obra y propiedades al pueblo mexicano, en un fideicomiso privado que asegura la estancia y propiedad de su obra, colecciones de arte prehispánico y objetos de su vida personal (de él y Frida) en nuestro país. Cumpliendo así con sus principios de izquierda: el arte y la cultura son del pueblo, para el pueblo.

 

 
Hace pocos años conocí los murales de la SEP y me sigo sorprendiendo con los trazos y las formas, llenas de fuerza, vida y color. ¡Descúbranlo! 

¡Que Viva México!

Por: Lucía Velasco
Obra de arte y curiosidad cinematográfica ¡Que Viva México!, retrata de nuestra historia nacional como ninguna otra película. Lo que llama la atención es que su director y el equipo de producción ¡eran rusos!

A cualquiera que le gusta el cine, y para ser más precisos, cualquier cinéfilo del cine mexicano sabe de la importancia que implica la referencia histórica de la película épica ¡Qué Viva México!, de Eisenstein filmada por allá de los lejanos años treintas del siglo pasado.

Pero, hagamos un poco de historia. Sergei Eisenstein es reconocido dentro de la historia mundial cinematográfica por sus películas creadas en los años veinte (¡cuando el cine era mudo y en blanco y negro!), en especial por El acorazado Potenkin (Rusia, 1925). Debido a su proyección internacional, Hollywood lo llamó a tierras americanas (desde entonces la gran meca del cine así busca llenar el compromiso que con el arte tiene el celuloide, como también sucedió con el caso del español Luís Buñuel); sin embargo, Hollywood y el director nunca pudieron encontrar un interés común para narrar historias.
De alguna manera (que nunca he comprendido del todo y en los pocos libros de historia del cine que conozco, nunca me lo han aclarado), Eisenstein, junto con su asistente Grigory Alexandrov y el fotógrafo Eduard Tissé, se encontraron en territorio nacional, bajo la tutela de los pintores Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco, para conocer y recorrer durante dos meses tierra mexicana y para llevar a cabo el proyecto titulado: ¡Qué Viva México!
La película nunca fue terminada. ¿Las razones? Una sola y tan común que resulta vulgar: la

falta de dinero. El equipo ruso tuvo que regresar a su país y, como el dinero para la producción era norteamericano, el material se retuvo en Hollywood. Así el mito comenzó. Fue hasta la década de los setenta, a casi cincuenta años de ser filmada, en que Grigory Alexandrov (Eisenstein y Tissé ya habían fallecido) se reencontró con el material (preservado en el Museo de Arte Moderno de Nueva York) y se pudo editar la cinta con ayuda de los apuntes originales del director.

¡Qué Viva México!, está conformada por seis documentales: un prólogo, cuatro episodios y un epílogo, en los que se abordan diferentes momentos de nuestra historia nacional.
El prólogo es una representación del México prehispánico. Ese de antes de la llegada de los españoles, y que sabemos es importante por su riqueza cultural, sus adelantos científicos y su sistema social establecido, representado majestuosamente con las pirámides.
El primer capítulo “Sandunga”, representa la vida indígena con una boda en Tehuantepec; el segundo capítulo “Fiesta”, vincula el México indígena con el México colonizado a través de la celebración a la Virgen de Guadalupe y de la fiesta brava; en “Maguey”, el tercer capítulo, se nos narra la historia de amor e injusticia, que tantas veces existió en los campos mexicanos, entre el campesino y su patrón (aquí se exponen las razones que llevan a la población a la búsqueda de la revolución). Finalmente, en“Soldadera” (capítulo que no se llegó a filmar) se abordaría la Revolución Mexicana, desde el sacrificio real y mitificado de la mujer del soldado revolucionario.
El epílogo muestra al México moderno a través de la festividad del Día de muertos, en donde se fusionan el mundo moderno del siglo XX con las tradiciones ancestrales nacionales.
¡Qué Viva México!, se convirtió en una de las precursoras por esa búsqueda de la identidad nacional dentro del movimiento intelectual y de las artes plásticas posrevolucionario de las décadas de los veinte, treinta y cuarenta, y fue inspiración de lo que harían después directores como Emilio “El Indio” Fernández.
Hace algunos años, tuve la oportunidad de ver la película en una exhibición en en el Teatro de la Ciudad, como parte de las actividades culturales de la Secretaria de Cultura del DF (todavía no éramos Ciudad de México), y fue musicalizado en vivo por la banda multicultural de jazz Nine Rain. La experiencia, lectores míos, es indescriptible: música en vivo y cine silente con un tema que toca el corazón. ¿Cómo describirlo!
Si son amantes del cine, cuando tengan la oportunidad, tienen que ver estas impresionantes y esplendorosas imágenes en pantalla. No dejen pasar la oportunidad.
Ficha técnica:
Nombre de la película: ¡Qué Viva México!
Producción: URRS / EEUU/ México
Dirección: Sergie M. Eisenstein.
Guión: Sergie M. Eisenstein y Grigory Alexandrov.
Fotografía: Eduard Tissé.

Edición: Sergie M. Eisenstein (parte del guión original); Grigory Alexandrov.

 

Las calaveritas de azúcar

Por: Lucía Velasco

 

Las calaveritas de azúcar son uno de los objetos representativos de la celebración del Día de Muertos en este país, y para no perder la costumbre, son también una de esas “aportaciones”, o más bien, artesanías con las que México se ha hecho presente en el mundo.
El origen de estos dulces cráneos es mestizo, y su simbolización implica razones de ser íntimamente ligados a nuestra cultura. Me explico.
Como todos sabemos, las ofrendas son la bienvenida con la que los mortales esperan el regreso de sus muertos desde la otra vida, y aunque podemos decir que durante siglos la ofrenda ha sido básicamente la misma, debemos aceptar que existen objetos que se han remplazado a través de los tiempos, particularmente en la Colonia y la mezcla de culturas indígena y española que ésta implicó.
Una versión cuenta que el azúcar, popularizada en el s. XVIII, es el reemplazo de la miel de abeja y la miel de hormiga (con las que la comida era endulzada en la época prehispánica) en los altares de los muertos.
Otra versión nos dice que las calaveritas de azúcar son para brindarles dulces a los niños muertos que vienen de visita cada año.
 
Una versión más, ubica su origen en la época conventual en el estado de Puebla. Son las monjas quienes utilizan el alfeñique para elaborar diversos dulces como cajitas de muertos, angelitos, animalitos, frutas y las calaveritas.
El alfeñique es una pasta de azúcar cocida de origen árabe; su preparación es con claras de huevo que al punto de turrón se les incorporan, poco a poco, el azúcar glass y el chaule. Después  de  que seca al sol, es molida, cernida y revuelta en agua para formar un líquido espeso. Al final se agrega limón y se le da forma, decorándola con colores vegetales.
Actualmente existen variantes de estas calaveritas en chocolate y amaranto, aunque siempre habremos quienes las seguiremos prefiriendo: blancas, duras  y llenas de adornos de colores.

 

Nota: Gracias al Cheff Josué Espinoza, director de la Licenciatura en Gastronomía de la Universidad de Londres, por su colaboración para este artículo.

Cultura Maya, raíces que no debemos olvidar

Por: Cinthia Godínez
Layli’ to’on kek bin xíimbalil je’e bix ka’ach úuchile’.
“Somos los mismos que continúan caminando desde el inicio de la historia”.
Proverbio Maya
Hace unos meses tuve la oportunidad de tomar unos días de vacaciones. Al cuestionarme sobre cuál sería el mejor destino a visitar en México, inmediatamente vinieron a mi mente imágenes sobre nuestra cultura, costumbres y tradiciones. Entonces, vino a mi mente una segunda pregunta: ¿qué tanto conozco de nuestra herencia cultural indígena?
Me informé sobre varios lugares y di con Cancún: sus playas de arena blanca y ese mar del Caribe en tonalidad de azul, que te enamoran; además presentaba la oportunidad para conocer Tulum. ¡Así que sin dudarlo: hice las maletas, tomé de la mano a mi hijo y  nos lanzamos a la aventura!
Al llegar a Tulum, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1987, ¡quedé maravillada! En este sitio encontramos ruinas mayas sobre un acantilado frente al mar. Mi mente se traslada a esa época y sento el placer y privilegio de estar a orillas del mar turquesa. ¡De ensueño! Un lugar hermoso.
 
¡Una ciudad maya! ¡Fue realmente fantástico! Me encontraba en esta lugar, en el cual hace muchísimos años, vivían personas con tradiciones, cultura y modo de vida, tal y como hoy día lo recrean los libros, documentales y programas televisivos. ¡Estar ahí fue impresionante!
 
¿Qué es la cultura Maya?

 

 
La cultura maya es una cultura mexicana del periodo precolombino que se desarrolló entre los 300 a 1460 d.C. La historia de la civilización maya se puede dividir en dos etapas: La cultura maya clásica y la cultura maya del Yucatán. En la cultura clásica (desde el año 300 al 900 d.C.) los mayas se desarrollaron en las selvas de Petén, entre Guatemala y México, y recibieron influencia de la cultura teotihuacana, por lo que la cultura maya del Yucatán son el segundo pueblo mesoamericano de México en términos numéricos y son los herederos de la que es considerada como la civilización más deslumbrante de la América precolombina. Entre las regiones indígenas de México, la península yucateca ocupa un sitio privilegiado por lo que a riqueza humana y cultural toca.[1]
 
Se cree que los mayas se mudaron a la península del Yucatán, en respuesta a las invasiones de pobladores de la cultura tolteca a la región en el año 1100. La organización social de los mayas fue piramidal en clases sociales: la clase dominante incluía a los funcionarios, sacerdotes, guerreros mayas (divididos en caballeros pumas, jaguares y coyotes) y a los ricos comerciantes polom, que cumplieron una función importante de comercialización, redistribución y aprovisionamiento de productos oriundas y exteriores hacia todas las poblaciones mayas; en la clase inferior o dominada se encontraban los artesanos y campesinos, quienes proveían de mano de obra para la construcción de obras, provisionamiento de alimentos para las ciudades, creación de objetos o utensilios, etc.; era esta masa que aportaba mayores impuestos a las elites guerreras y sacerdotales. En la última parte de la pirámide social se hallaban los esclavos ppentac-ob, en su mayoría prisioneros de guerra y que eran utilizados para las diferentes obras en construcción y ofrecidos en sacrificio a los dioses mayas.[2]
 
Como parte del recorrido llegué a al centro ceremonial de Chichen Itzá. Ahí se rindió culto a la serpiente emplumada Kukulcán, también conocido como Quetzalcoatl. Aquí se llevaban a cabo las ofrendas a los dioses de la fertilidad o la lluvia, entre otros. Las ofrendas podrían ser de objetos de oro, prisioneros de guerra, vírgenes, animales, etc.
 
Los mayas tienen una cosmovisión acerca del mundo algo singular, creían que la tierra era plana y cuadrada, sostenida por los dioses llamados bacales (los cuatro puntos cardinales), y estaba compuesta por trece cielos y nueve infiernos gobernados por diferentes dioses
Los dioses influían de manera significativa en el desarrollo de su civilización; así que la práctica de sacrificios humanos fue extendida en las culturas mexicanas, puesto que consideraban era un acto con la finalidad de atraer el favor divino sobre sus civilizaciones. Los dioses mayas representaban a la naturaleza:[3]
 
Kukalcan o Quetzalcoatl “serpiente emplumada”: era el principal dios de los mayas y el señor de la ciudad de Chichen Itza. Otros dioses importantes son: Yum Kax (dios del maíz), Chac (dios de la lluvia) y Ex Chuah (diosa protectora de los mercaderes y viajeros).
 
Avanzaban los días y sentía la satisfacción de tener la oportunidad de observar, aprender y

disfrutar de todo lo que la cultura maya me brindaba. Así llegó la visita a Xcaret, parque eco-arqueológico localizado a la orilla del mar, en la Riviera Maya y muy cerca de Cancún. En él hay diversas actividades, la que más me llamó la atención, y qué pude compartir con mi hijo, fue la representación del juego de pelota con el espectáculo “Xcaret México Espectacular”, una fiesta de luz y color con 300 artistas que nos muestran un recorrido por la historia de México.[4]Fue ahí y como resultado de disfrutar del espectáculo que recordé lo maravillosa que es toda la cultura que antecede a lo que hoy es México.

Comida, vestimenta, bailes, música, arte… todo aquello que nos hace ser un país lleno de riqueza que debemos valorar. Por ejemplo, iniciamos con la representación de pelota, una actividad sociocultural en la que participaban niños, hombres y mujeres. El juego era parte del desarrollo de la fuerza física, había juegos importantes que incluían rituales políticos o religiosos en los cuales los participantes se jugaban la vida. Los equipos jugaban en la cancha o campo de juego en forma de doble T. Las canchas variaban en tamaño dependiendo del lugar y la época. El hacer pasar la pelota por el aro era uno de los objetivos principales del juego, también si la pelota tocaba el aro era bueno para el equipo y para el jugador. La pelota tenía que mantenerse rebotando por medio de los jugadores quienes utilizaban diferentes partes del cuerpo para golpear la pelota.  A lo largo de la cancha, en los costados, se construían paredes inclinadas para rebotar la pelota.[5]
Después del juego de pelota, vino la escenificación sobre la llegada de los españoles a estas tierras, y sobre cómo toda esa cultura es alterada por una nueva ideología, religión, formas de gobierno y organización social, dando así inicio al antecedente de lo que hoy es México: la Nueva España.
El espectáculo llega a la etapa cultural de Nuestro México bonito: un panorama de bailes típicos de los diversos estados de la república, su vestimenta, su música y baile. La experiencia de presenciar el espectáculo fue cerrar los ojos un momento y dejarnos llevar por la música, como un soundtrack de película, es decir, por sí misma cuenta una historia.
Sin duda alguna hablar de cultura prehispánica hoy es para algunos mexicanos  sinónimo de “nuestras raíces” indígenas, que identifican a México, mismos que nos distinguen ante el mundo. ¿Los mexicanxs de hoy realmente los valoramos? ¿Qué podemos hacer para no olvidar estas raíces?
Para concluir  subrayo la necesidad de reconocer que no fue fácil construir una identidad nacional, y que el caso de México, como en la mayoría de los países latinoamericanos, nuestras culturas originarias se deben considerar como un rasgo de la diversidad cultural en todas sus manifestaciones que proyectan la esencia destacable de historia y nuestra actualidad.
Importante destacar que las mujeres mayas son las únicas que al día de hoy se han defendido legalmente de Monsato, una lucha por la participación política de las mujeres en los comités donde defienden la vida y la salud de las personas y los bosques del municipio de Hopelchén, Campeche.
Fuentes Consultadas
Cultura Maya, Luis Portillo. Disponible en http://www.culturasmexicanas.com/2014/08/cultura-maya.html, Copyright © 2011
Acerca de Xcaret, Disponible en: http://www.xcaret.com.mx/acerca-de-xcaret.php,  © Copyright 2017
El juego de pelota de los mayas, Disponible en: http://mundochapin.com/2013/06/juego-de-pelota-maya/16246/. MundoChapin.com© Derechos Reservados 2017
Yucatán, identidad y cultura Maya, Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” Unidad de Ciencias Sociales, Dirección General de Desarrollo Académico,  Última Actualización: 01 de Julio de 2015. Disponible en: http://www.mayas.uady.mx/, © Universidad Autónoma de Yucatán.


[1] Yucatán, identidad y cultura Maya, Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” Unidad de Ciencias Sociales, Dirección General de Desarrollo Académico,  Última Actualización: 01 de Julio de 2015. Disponible en: http://www.mayas.uady.mx/, fecha y hora de consulta: 4 de septiembre 16:42 hrs.                              © Universidad Autónoma de Yucatán
[2] Cultura Maya, Luis Portillo. Disponible en http://www.culturasmexicanas.com/2014/08/cultura-maya.html, Copyright © 2011, fecha y hora de consulta 28 de agosto 2017, 23:43 hrs.
[3] Idem
[4] Acerca de Xcaret, Disponible en:  http://www.xcaret.com.mx/acerca-de-xcaret.php, Fecha y hora de consulta, 29 de agosto de 2017, 17:56 hrs. © Copyright 2017
[5] El juego de pelota de los mayas, Disponible en: http://mundochapin.com/2013/06/juego-de-pelota-maya/16246/. MundoChapin.com© Derechos Reservados 2017, Fecha y hora de consulta: 29 de agosto 19:45 hrs.