Hablemos de aporofobia

Por: Verónica Estrada

Actualmente en nuestro país, el tema de las elecciones está en boca de tod@s. A veces sin un fundamento claro e informado, comentamos acerca de nuestras preferencias sobre l@s candidat@s que están en la contienda electoral y sus propuestas. Lo que me parece inquietante, es que usualmente en función de apoyar a un@ u otr@, caemos en comentarios discriminatorios olvidándonos que, ante todo, somos personas en un mismo colectivo, un mismo país, e inicia una guerra de opiniones y preferencias que al final no ayudan en lo absoluto en nuestras decisiones y terminan dividiéndonos aún más, generando una falta de empatía que nos lastima a tod@s.

Respecto a lo anterior, me ha llamado mucho la atención escuchar ciertos comentarios alusivos al tema de la pobreza, al miedo y aberración que provoca en algunas personas el hecho de al menos imaginarse en una situación como tal, y creo que en general puede ser una situación atemorizante para la mayoría, pues nadie quisiera encontrarse jamás en una situación de vulnerabilidad, pero hay de comentarios a comentarios.

poor-1775239_960_720

Hay comentarios alusivos a la preocupación y al enojo porque existe una marcada desigualdad -por lo menos en nuestro país-, a la injusticia e impotencia que provoca porque no se ha podido erradicar, ni hacer mucho al respecto, entre otras cosas. También existen muchas personas que suelen realizar comentarios discriminatorios y despectivos hacia quienes consideran “menos”; aquellas personas que se encuentran en condiciones más desfavorables en función de los bienes materiales, alardeando de su preparación académica y en general de las oportunidades que poseen. Como muchos actos discriminatorios, esto se normaliza e incluso es apoyado por varios sectores de la población que se consideran con un estatus social “alto”; sin embargo, hay implicaciones psicológicas dentro de este comportamiento y, aunque poco se habla de ello, su nombre es Aporafobia.

La aporafobia, es el miedo, la aversión y el rechazo a las personas pobres, un término que tiene su origen en la xenofobia y el racismo.  En este tipo de fobia, la recesión económica ha tomado un papel esencial, pues ha exacerbado el miedo a la pobreza porque nos hace ver que todas las personas somos vulnerables que, aun siendo el mejor empleado o empleada de la empresa más segura, de repente podemos quedarnos en la calle sin medios para subsistir. No obstante, para que este miedo se convierta en rechazo, existe un proceso mental en el cual se anula la compasión y la empatía. Este proceso es acompañado de la ideología que cada persona tiene, la cual se manifiesta al momento de señalar que los pobres son culpables de su pobreza, de un error individual y no como fruto de una condición estructural que deja a much@s sin recursos. Por tanto, en este tipo de ideología las personas en situación de pobreza son percibidas como una amenaza y, en consecuencia, se les persigue a modo de castigo.

india-2507482_960_720

Pero, ¿por qué hay rechazo hacia la pobreza? Este sentimiento se origina en el autodesprecio por el “fracaso moral” que supone a la humanidad el hecho de que haya personas viviendo en condiciones precarias- o muy precarias- ; se crea desconfianza y su presencia no deja de recordarnos lo mal que estamos haciendo como sociedad. Vemos una realidad que siempre ha existido, pero que nos negamos a reconocer porque quizá no nos sentimos preparad@s para afrontarla y nuevamente entramos en un juego de responsabilidades culpando a quienes consideramos “pobres”.

No es necesario pensar en extremos cuando hablamos de pobreza, es decir, no solamente debemos traer a la mente a aquellas personas que no tienen ni hogar, pues también existen varios sectores de la población con diferencias económicas importantes y que muchas veces motivados por prejuicios, discriminamos y les lanzamos ataques verbales que usualmente son modismos peyorativos (nac@s, por ejemplo) para hacer notar una diferencia en torno al estatus socioeconómico.

afghanistan-79493_960_720

Como lo mencioné anteriormente, la condición de pobreza (en alguna forma) nos puede ocurrir a tod@s; nos hace sentir angustia por el futuro y preocupación de no contar con los recursos para vivir dignamente o de la manera en que nos gustaría vivir. Algunas veces con el afán de “encubrir” este aspecto, recurrimos a solucionarlo endeudándonos para adquirir bienes materiales para dar una imagen de estatus “alto”, para pertenecer a un sector diferente al que nosotros mismos rechazamos y he aquí donde vienen las complicaciones posteriores al no encontrar una salida para ello.

Considero importante reflexionar en que no sólo las cuestiones económicas agravan la situación de pobreza; también las actitudes que tenemos frente al problema, pues no olvidemos que un aspecto importante como personas, es justamente la condición que nos hace humanos; aquella donde cabe la solidaridad, la empatía por l@s otr@s y el respeto.

Nunca olvidaré una frase de una profesora que, al inicio de la clase nos dijo: “si existe algo que te molesta tanto, deberías pensar en qué hacer para cambiarlo”. Con pequeñas acciones- si te es posible- puedes proveer de alguna oportunidad de trabajo, por ejemplo, alguien que te ayude a limpiar tu automóvil, o que te ayude como la limpieza de tu casa, a cargar las bolsas en el súper, etc, considerando que esa persona que te ayuda o a quien le provees de una moneda por un servicio, no es menos que tú; simplemente, podría estar en desventaja.

Referencias

Adela Cortina, Aporofobia, el rechazo al pobre. Un desafío para la democracia. España 2017, editorial Paidós. Junio 12, 2018. Disponible en: https://www.planetadelibros.com/libros_contenido_extra/36/35365_Aporofobia_el_rechazo_al_pobre.pdf

El País, Enero de 2018. Aporofobia, el miedo al pobre que anula la empatía. Junio 12, 2018. Disponible en:

https://elpais.com/elpais/2018/01/03/opinion/1515000880_629504.html

Virginia Ávila Vázquez. La Aporofobia como delito de odio y discriminación. Mayo, 2017, Universidad Autónoma de Barcelona. Junio 12, 2018. Disponible en:

Corazón roto

Por: Angeles Santiso

¿A veces has sentido una opresión en el pecho que hasta te quita el aliento? ¿o has experimentado una ansiedad que te quita el sueño? A veces parece que las cosas nos dan vueltas, nos sudan las manos y… no, no estoy hablando del enamoramiento. Hablo de algunos síntomas de las cardiopatías las cuales están íntimamente relacionadas al consumo de tabaco.

love-3148778_960_720

El 31 de mayo es el Día Mundial Sin Tabaco, y cada año la Organización Mundial de la Salud plantea alguna campaña para enfatizar los riesgos asociados al tabaquismo y reducir su consumo. Este año, el lema es “Tabaco y cardiopatías”, con la cual se pretende que entendamos la relación entre el tabaco y las cardiopatías y otras enfermedades cardiovasculares, entre ellas el accidente cerebrovascular.

Vale la pena comentar que durante mucho tiempo se ha pensado que los hombres son más propensos a los problemas cardiacos, pero no es así. La enfermedad cardiovascular es la principal asesina de las mujeres de más de 25 años, matando casi el doble de mujeres en los Estados Unidos que todos los tipos de cáncer.

smoking-707214_960_720

Más allá del tema de salud individual, también sería importante considerar que el tabaquismo afecta a otras personas a quienes suele llamarse “fumadores pasivos”. Esto hace que el mal hábito de unas personas contribuye a enfermar a otras que no han elegido consumir tabaco. Si analizamos con detenimiento esta idea y consumimos tabaco ¡estamos atentando directamente contra la vida de otras personas!

El tabaquismo también afecta a nuestras relaciones interpersonales, desde la molestia que provoca el humo del cigarrillo que se impregna en la ropa, los objetos y el aliento hasta afectar la vida sexual ya que su consumo incide directamente sobre la circulación sanguínea y esta, a su vez, repercute en la respuesta sexual.

Y ¿qué decir del tema de la contaminación? Pues sí, al quemar tabaco contribuimos a respirar aire contaminado, sin mencionar la cantidad de colillas de cigarrillos que muchas veces se tiran directamente en la calle o espacios públicos, generando más basura de la que ya tenemos.

 

addict-84430_960_720

En este espacio no profundizaré en ello, pero también es bien conocido que el tabaquismo tiene estrecha relación con la salud emocional. Muchas veces se fuma con la intención de disipar el estrés, controlar emociones e incluso, hay quienes afirman que no logran concentrarse bien en las tareas cotidianas si no es consumiendo un cigarrillo.

Si bien es cierto, cada quien es libre de elegir cómo vivir su vida, también es cierto que tal libertad no debe afectar la vida de otras personas. Si consumes tabaco, expones tu vida y la de l@s demás. Y ahí sí, es muy probable que terminarás con el corazón roto.

Re-conociendo las redes

2ª parte de “En la red de las redes sociales.”

                                                                                Por: Josué Martínez

En el artículo anterior cerré comentando sobre la seducción de las redes sociales. En su libro “La Seducción de las Palabras” Grijelmo A. refiere que seducir se define según diccionario de 1739 como: “Engañar con arte y maña, persuadir suavemente al mal”. (Grijelmo, A. 2000. p. 33). Así que analizaremos algunas ideas acerca del porqué nos seducen así las redes sociales.

eye-1553789_960_720

Existe una atracción y seducción hipnótica que provoca navegar sobre una red social como Facebook, donde uno pareciera tener el control y que podemos sentirnos seguros; sin embargo, muchas veces vemos lo que no queríamos ver, escuchamos lo que no queríamos escuchar e incluso leemos lo que no queríamos leer. Ante nuestros ojos aparece una amplia gama de contenidos, de “amigos” y de sugerencias supuestamente con base a lo que nos ha “interesado”. Esto me hace pensar en lo que he nombredo como la gula posmoderna, influenciada tanto por cuestiones capitalistas como de mercado. En numerosas ocasiones, durante las visitas a Facebook, nos sentimos satisfechos pero queremos más y entonces viene la insatisfacción.

¿No se han sentido con ese inquietante impulso de deslizar su dedo una y otra vez sobre la pantalla e ir pasando por una y otra publicación a pesar de que ya se ha visto lo visto? Los deslices son rápidos, así como la vida en nuestros tiempos. Buscamos “algo” sin saber qué es, sin saber si realmente nos interesa o no. Y a pesar de que puede ser agotador siempre queda energía para un tanto más.

¿Se está convirtiendo Facebook o cualquier otra red social en una enfermedad o conflicto mental de las personas? ¿O ya lo es? Comentaba sobre los deslices en la pantalla, como un acto en repetición que algo nos quiere decir. En psicología a eso le llamamos síntoma.

Además, apenas pasamos cierto tiempo sin estar “conectad@s” se siente angustia que “De ella diremos que es una reacción frente a la percepción de un peligro exterior, es decir, de un daño esperado, previsto.” (Freud S., 1917. p.2) ¿Cuál es ese peligro que queremos entender o discernir? Respuesta aún no encontrada pero el análisis de esas repeticiones de las que hablamos nos podrán ir dando camino.

mobile-phone-1917737_960_720

Ahora, el tema de los lazos sociales. Los referentes que podemos utilizar son los denominados modernidad y posmodernidad para ir esclareciendo. Entre la modernidad y la posmodernidad diversas cuestiones subjetivas han tenido encuentro y han cambiado; sin duda, el ser es cambiante:

“Durante la segunda mitad del siglo XX hubo un gran movimiento de emancipación respecto de las pesanteces sociales y se produjo una revolución completa del modo de ser en su conjunto, de la relación con nosotros mismos y con los demás, de las formas de socialización y de individualización.” (Lipovetsky, G. 2016, p. 268)

Me parece que existe una lucha de conflictos entre los diversos tiempos que hemos mencionado, ya que por un lado una de las peticiones modernas era más de índole social y la petición posmoderna es más individualista. Llegados a este punto nos arroja una pista: “El individuo se siente incompleto cuando está solo.” (Freud, S. 1921, p. 112). El conflicto que surge y angustia se provoca ante los deseos narcisistas y los deseos de lazo libidinal.

La pantalla y los deslices con el dedo sobre ésta dan a la búsqueda de una cercanía no “sentida”. Las pantallas de nuestros dispositivos así se convierten en un muro, como “los muros” de Facebook. smartphone-1894723_960_720

En ocasiones, en análisis clínicos, los síntomas no se guardan en una caja y se “olvidan”. Los malestares se re-significan y así los horizontes nos dan otra perspectiva. Ante las repeticiones uno se puede encontrar en el mismo lugar pero a la inercia del análisis y haber “dado la vuelta” ya son otros los ojos con los que se mira. Finalizo así para subrayar que aquello que pareciera es necesario borrar, será mejor darle otra perspectiva ¡Claro, mediante un buen análisis! Seguramente así como las redes sociales provocan malestar también provocan bienestar.

Referencias:

-Grijelmo, A. (2000). La Seducción de las Palabras. Madrid. Grupo Santillana de Ediciones.

-Freud, S. (1917). Conferencia 25. La Angustia. Obtenido de Psicología General UNLP-Damián Gorostiaga: https://psicologiageneralunlp.files.wordpress.com/2010/08/freud-conferencia-25-la-angustia1.pdf el 22 de marzo de 2018.

-Lipovetsky, G. (2016) De la Ligereza. Barcelona. Editorial Anagrama.

-Freud, S. (1921). Psicología de las masas y análisis del yo. Vol. XVIII. Argentina. Amorrortu Editores.

En la red de las redes sociales

Por: Josué Martínez

¿Qué tenemos en nuestras manos en nuestro andar diario? Mientras realizo mi recorrido hacia mi trabajo, en el transporte público, observo que la mayoría de la gente va haciendo uso de su dispositivo móvil. El celular, el Smartphone, el teléfono o como le quieran llamar, va “atado” a nuestra mano como si fuera una extensión de nuestro cuerpo. Seguro, también yo cuento con mi propia “extensión”. Volteo, lo observo y ahí está siendo parte de mi mano, de mi cuerpo… de mi mente.

twitter-292994_960_720

Estos dispositivos de los tiempos actuales pueden realizar un sinfín de tareas, tal vez posibilidad inequívoca de la necesidad de ellos, de depender de ellos. Algunas de las tareas “cotidianas” por así decirlo son, por ejemplo, realizar y recibir llamadas (funciones primarias), reproducción de música, agenda, reloj, despertador, juegos, aplicaciones diversas, redes sociales, etc.

De la lista anterior una de las funciones más solicitadas para los dispositivos móviles por los usuarios es que cuente con aplicaciones de redes sociales. Las redes sociales como una herramienta que apuesta por la comunicación como primer objetivo. Que sin duda son una revolución tecnológica que “atrapa” a miles de personas. Como dato tenemos que Facebook para principios del segundo semestre del 2017 alcanzó los 2,000 millones de usuarios.(AFP, 2017) ¡Vaya cifra! ¿no?

Además del uso y la cantidad de usuarios, lo que me llama la atención son las cuestiones subjetivas que se manejan palabra por palabra en las características o empleo verbal del uso de Facebook.

Facebook es una red social. Una red que nos puede evocar a una red de pesca y como nombré anteriormente, una red que atrapa. Y no sólo eso, además nos amontona y nos deja en una proximidad con el otro con poco espacio para “respirar”. Y es que “consideremos el modo en que los seres humanos en general se comportan afectivamente entre sí. Según el famoso símil de Schopenhauer sobre los puercoespines que se congelaban, ninguno soporta una aproximación demasiado íntima de los otros.” (Freud, s. 1921. p. 96)

like-3033202_960_720

Así que no, no es el uso de las redes sociales lo que nos distancia del otro (como se ha manejado últimamente) sino más bien, me parece… ¡nos acerca demasiado!

Prácticamente tenemos un dispositivo de microvigilancia en nuestras manos en donde podemos encontrar con solo un desliz de nuestros dedos información sobre los demás: mirando imágenes, leyendo publicaciones, comentarios, los “me gusta”, “me enoja”, “me sorprende”, etc. ¿Pero está información es fehaciente? o por lo menos ¿deja satisfecho al usuario que busca… algo? Es una persecución del saber del otro frente a un espacio virtual, donde el otro no es real. Quizá esto sea una posibilidad de lo que angustia al sujeto.

Y no digo que todas las personas lo pasen mal, sino que cuando el uso de las redes sociales es sintomático, habrá que enfatizar el estudiar más sobre los nuevos vínculos que se realizan en estas modernas formas de socializar.

social-media-2778056_960_720

Sin duda el uso de las redes sociales tiene aspectos muy positivos, ya que nos proporciona comunicación con otras personas que por cuestiones distintas no podemos hablar cara a cara, nos mantiene informados en cuanto a situaciones que suceden a nuestro alrededor, cuestiones académicas, etc.

Sí, un tema del que se puede abordar demasiado. Por lo mismo haré una segunda entrega sobre este artículo y mientras me cuestiono: ¿Cuál es la seducción de las redes sociales? ¿A ti cómo te va con el uso de las redes sociales?

Referencias:

AFP (27 de junio de 2017) Facebook alcanza los 2,000 millones de usuarios. Obtenido de El Economista: https://www.eleconomista.com.mx/tecnologia/Facebook-alcanza-los-2000-millones-de-usuarios-20170627-0013.html el 8 de febrero de 2018.

Freud, S. (1921). Psicología de las masas y análisis del yo. Vol. XVIII. Argentina. Amorrortu Editores.

Aprendiendo de la calle

Por: Nadia Sierra Campos

Quienes sean de mi generación y unos años más atrás podrán recordar las tardes en las que corríamos al llegar de la escuela o de realizar alguna otra actividad, para apresurarnos con tareas y labores encomendadas para apoyar en el hogar y disfrutar el tiempo con lxs vecinxs en la calle. No les serán ajenas las frases “un, dos, tres por todos mis amigos”, “las trais´” o “chin- chan-pu”.

niñas

Hoy es poco frecuente encontrar jugando a niñas y niños en la calle, ello se debe a factores como la inseguridad, las violencias e incluso la contaminación. En México, y en diversas partes del mundo, cada día se hace más evidente la existencia de problemas de distinta índole; entre los más importantes y reiterativos están los relativos a la violencia y el deterioro de la calidad del medio ambiente, los cuales se pueden asociar de manera directa con los valores sociales y culturales básicos de la sociedad y que, por razones de procesos urbanos en los que los intereses individuales priman sobre los generales, han hecho que éstos se hayan ido perdiendo. La paulatina ausencia de la solidaridad, la equidad, el respeto por las personas y por el medio ambiente, la interculturalidad, entre otros, han dado por consecuencia personas intolerantes y desinteresadas.

Adicionalmente, el enfoque de crecimiento de las ciudades ha dado históricamente prioridades diferentes al fortalecimiento de las familias, la comunidad y el barrio (colonias o fraccionamientos). No hace mucho tiempo se empieza a reflexionar en la necesidad de estructurar una ciudad sobre la base de lo público y de la calidad del medio físico; anteriormente, por el afán de dar solución a necesidades básicas, no se pensaba en la calidad de vida.

niñosEl espacio público incide tácitamente en la vida de las personas: en lo afectivo, histórico, político, económico, cultural, social y lo recreativo. Parques, avenidas, callejones y plazas son lugares donde se desenvuelve la historia, suceden pasajes afectivos y amorosos, se discuten ideologías y se mueven un sinfín de personalidades que silenciosamente se comunican entre sí. El espacio público es un lugar que convoca a unos y otros a vivir juntos bajo el principio de equidad o lo que hemos llamado la sana convivencia. Por eso, es importante que en las actuales ciudades acerquemos a niñas, niños y adolescentes al espacio público, con el fin de que sea el vehículo que haga posible una mejor relación consigo mismos, con su entorno y con los demás, en el marco de los derechos colectivos.

Quizá nos corresponde realizar ejercicios pedagógicos, no muy elaborados, que permitan la enseñanza-aprendizaje de lo que significa la calle, el espacio público para la formación de las niñas y los niños: la participación, la convivencia, la apropiación del espacio, la identidad y la ciudadanía se aprenden ahí.

children-1739167_960_720

En el mundo se están dando ejemplos interesantes sobre el aprendizaje del espacio público mediante la experimentación, el juego, la literatura y el arte. Dicho aprendizaje se puede lograr en los mismos espacios urbanos donde niñas y niños son protagonistas, ya que la interacción permite exponer sus comprensiones acerca de sus funciones, usos, cuidados y valor simbólico. Si alguien duda de la participación de niñas y niños, al menos véanlos interactuar proponiendo, creando, transformando lugares desde su propia perspectiva.

Sin duda, la ciudad es un escenario de aprendizaje fundamental y debe convertirse en aula para niñas, niños, adolescentes y también para las y los adultos. Como se mencionó, resulta fundamental enfatizar que su comprensión involucra tantos componentes del comportamiento humano que, convertir el espacio público en aulas de aprendizaje sobre la relación con el medio natural y urbano y con lxs otrxs, aumentará los valores de equidad, interculturalidad, tolerancia, entre otros y que, a futuro, esas generaciones, contagiadas de una nueva visión de la sociedad, construirán ciudades más amables, gozarán de espacios más estimulantes y llenos de naturaleza con sentido de pertenencia, y convivirán de manera respetuosa.

 

La ruta de la corrupción

Por: Eurípides Blue

Hace unos cuantos días, una amiga que suele recorrer la ciudad en moto, ofreció darme un aventón a mi casa pero, para nuestra desgracia y por una omisión de su parte, justamente ese día no llevaba su casco extra, así que después de un volado y muchas agallas decidí que me la jugaría: nos dirigimos a casa y a casi cuatro cuadras de mi domicilio, un par de policías motociclistas que venían en sentido contrario nos interceptaron, cuestionaron y sermonearon.

En mi mente, ya nos veía visitando el corralón con multa en mano y pagando por nuestra falta al reglamento de tránsito. Aceptando sin chistar las consecuencias. Para mi sorpresa, aquel par nos ordenó que los siguiéramos, durante media hora dimos un  paseo por las calles más obscuras y poco transitadas de la colonia del Valle. Dicho recorrido derivó en la solicitud, por parte de las autoridades, de lo que comúnmente conocemos en México como “mordida” -para las personas que desconocen el significado les aclaro que es dinero obtenido de un particular por un funcionario para acelerar un trámite o disimular una infracción-. Nosotras nos negamos y pedimos nuevamente nuestra multa, a cada intento de “arreglarnos en corto” contestamos con un: “No tengo dinero en este momento. Ya después pagamos la multa”. Los policías se desesperaron al ver que su paseo no nos intimidó y que mucho menos nos persuadieron a darles dinero para salir bien libradas del problema.

Comparto esta experiencia porque puedo asegurar que todxs, en algún momento, nos hemos quejado de lo podrido del sistema, de la burocracia llevada al absurdo,  de los funcionarios y políticos corruptos; es más, hace poco vivimos los estragos de prácticas de corruptela en edificaciones que terminaron el 19 de septiembre en escombros y, peor aún, con las vidas de personas.

Según la RAE corrupción es: “Acción o efecto de corromper. En las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores”.

La Convención de las Naciones Unidad Contra la Corrupción optó por no definir un concepto unitario sino señalar una serie de prácticas que los Estados podrían tipificar como delito de corrupción en sus distintas jurisdicciones. (1)

Corrupción es un fenómeno per se clandestino, que se aprovecha de los vacíos normativos y donde la autoridad es arbitraria, donde la colaboración pasiva y activa, la indiferencia o dobles discursos han propiciado que el problema pulule a tal grado que las instituciones y autoridades pierdan su credibilidad; por ejemplo, actualmente sólo 6% de los mexicanos se siente satisfecho con el sistema democrático y un 2% afirmó que confía mucho en el actual gobierno, la cifra más baja a nivel mundial y a nivel América Latina. (2)

Es un problema tan complejo que se tiene que considerar desde distintos enfoques entre ellos, la psicología social, la economía, el derecho, la antropología, la teoría de las organizaciones, la sociología y hasta la teoría de redes. 

En México, el fenómeno es sistémico, es decir, la corrupción yace en las instituciones públicas y privadas, entre los tres poderes de la Unión en lo largo y ancho del país.

Es un problema social donde las personas son cómplices y sus valores se han deformado de tal manera que se justifica el acto corrupto como un bien para agilizar trámites y reducir costos, ésta es una visión pobre y a corto plazo, que a la larga acarrea barreras al crecimiento y competitividad de los países en vía de desarrollo y desarrollados, favorece el fortalecimiento de la delincuencia organizada, aumenta la brecha de competitividad entre los grupos sociales más desfavorecidos y vulnera los derechos humanos, así como la cohesión social es mermada. México es el líder de los sobornos, el 51% de los mexicanos  entrevistados informaron que han dado un soborno para obtener un servicio público. (3)

Ahora bien para algunos autores hay dos tipos de corrupción: el extorsivo que se refiere a actos corruptos en pequeña escala y el colusivo que tiene un espectro mayor de impacto y alcance.

Algunas teorías o posturas tratan de explicar la corrupción:

El Síndrome de Platón. El buen Platón planteaba que la infelicidad social y los gobiernos

injustos se deben a la ignorancia de los hombres para convivir colectivamente; en otras palabras, la sociedad es una borregada ignorante que no sabe lo que es ”verdaderamente” bueno para ellos, tanto en lo colectivo como en lo individual.


El argumento de la racionalidad nos dice que la instrumentalización de los seres humanos es la panacea para combatir la corrupción, es decir, cual “ratitas” los mecanismos pedagógicos moldearán el comportamiento de la población al grado de obtener un comportamiento adecuado.

Desde la visión etiológica, la corrupción es un cáncer que debe de ser erradicado y suprimirse totalmente.

Y, desde un enfoque constructivista, los problemas sociales son construidos socialmente.
Hasta aquí la primer entrega del tema de corrupción. En la siguiente entrega  abordaremos las herramientas de denuncia así como la protección del denunciante.

Para que exista una correspondencia entre el mundo real y lo que se aspira se requiere de un arduo trabajo personal y colectivo.
Referencias
(1)   Convención de las Naciones Unidas Contra la Corrupción. Disponible en:
https://www.unodc.org/pdf/corruption/publications_unodc_convention-s.pdf

(2)   En México 90% considera que Peña gobierna para los poderosos: Latinobarómetro. Disponible en:
(3)   México es el campeón continental de los sobornos. Disponible en: http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/10/10/1193690

Arellano G. David, Hernández G. Jesús,” Corrupción y denuncia, la denuncia como instrumento social: sus retos.” México 2016.

Duelo e intervención en crisis en casos de desastre: el S19

Por: Antonio Morales

Recientemente, en México hemos sido víctimas de un shock emocional que nos ha afectado a todxs de alguna manera. Es imposible tratar de explicar o poner en relieve el sufrimiento y la pérdida que ha representado para todas las personas. Sin embargo, en este artículo pretendo dar un acercamiento empático y claro de lo que, desde el punto de vista de la psicología, puede significar para algunxs de nosotrxs.

Un desastre es entendido como un evento o conjunto de eventos, causados por la naturaleza o por actividades humanas, durante el cual hay pérdidas humanas y materiales tales como muertos, heridos, destrucción de bienes, interrupción de procesos socioeconómicos y daños en la salud mental. Evidentemente, los eventos catastróficos, por lo inesperado y sorpresivo de su ocurrencia, son sucesos que tienen la propiedad de desatar crisis y sufrimiento humano. Es por eso que la psicología, en especial la clínica, ha dedicado gran parte de su trabajo a la atención de las víctimas de los desastres y en algunas ocasiones, a la preparación de las personas en caso de que se vean expuestos a estas situaciones (Pineda Marín & López-López, 2010).

Cuando las pérdidas se producen por desastres naturales, la elaboración del duelo tarda más en iniciarse y es más complicado resolverlo. Hay mucho más apego a algunos objetos personales de las personas fallecidas, cuesta más deshacerse de sus posesiones o se mantienen durante más tiempo sus cosas, como si fuera a aparecer /volver algún día, etc. En algunos casos, aunque no haya aparecido el cuerpo de la víctima y dadas las circunstancias de la muerte y sin indicios de vida, se puede considerar que la persona ha muerto; pero a pesar de ello la incertidumbre continúa, y se presentan pensamientos repetitivos en cuanto a lo que pasó.

En estos tipos de duelo, el apoyo social cobra mucha más importancia que en duelos que se producen por otras circunstancias; las personas necesitan sentirse comprendidas, arropadas, acompañadas.


Todos los seres humanos experimentamos reacciones de pérdida. Todo esto origina dolor, malestar psicológico, pena, aflicción, etc. El duelo es la reacción emocional normal ante la pérdida de un ser querido, una situación o un objeto altamente significativo. En ninguna otra situación como en el duelo, el dolor producido es total: biológico (duele el cuerpo), psicológico (duele la personalidad), familiar (nos duele el dolor de otros), espiritual (duele el alma). En la pérdida de un ser querido duele el pasado, el presente y especialmente el futuro; toda la vida en su conjunto duele (Acinas, 2012).

Además hay que tener en cuenta que el duelo es una experiencia cultural universal, subjetiva, que va a requerir una elaboración posterior, cuya duración va a depender de la persona. Es importante considerar que las muertes repentinas llevarán un proceso de duelo más largo.

En conclusión, es importante que las personas que están atravesando estas circunstancias busquen identificar, reconocer y aceptar sus emociones, sentimientos y pensamientos, ya que es el primer paso para darse cuenta si se necesita ayuda. Muchos colegas están dispuestos a ayudar y a brindar de sus conocimientos para la asistencia; sin embargo, como persona que está atravesando una situación en crisis, es importante que se aseguren que el profesionista de la salud cuente con la preparación necesaria para atender su situación, puesto que no todxs cuentan con formación en intervención en crisis ni con los conocimientos para abordar su problemática. Si bien es importante mencionar que una adecuada una intervención a tiempo puede reducir el riesgo de patologías psicológicas graves, también quiero enfatizar que una mala intervención puede desencadenar afectaciones psicológicas aún peores. La salud mental es algo de lo más valioso con lo que contamos; la vida en ocasiones nos hace que tambalee, no obstante, es nuestra responsabilidad buscar los medios para no dejarla ir.

Acinas, P. (2012). Duelo en situaciones especiales: suicidio, desaparecidos, muerte traumática. Revista Digital de Medicina Psicosomática y Psicoterapia, 2(1): 1-17.
Pineda Marín, C., & López-López, W. (2010). Atención Psicológica Postdesastres: Más que un “Guarde la Calma”. Una Revisión de los Modelos de las Estrategias de Intervención. Terapia Psicológica, 155-160.

Los sismos de septiembre de 2017: se necesita ayuda

Por: Lucía Velasco
Nuestra nota del día de hoy tiene tintes tristes, dolorosos y de esperanza. El día

de ayer un temblor con magnitud 7.1 lastimó la Ciudad de México y los estados de Morelos, Puebla, el Estado de México y Guerrero, dolor que se suma al que vivimos en días pasados con el sismo de 8.2 del 7 de septiembre que dañó fuertemente a los estados de Chiapas y Oaxaca.

Las pérdidas materiales son muchas, las perdidas humanas son las que nos duelen más. Pasaran días, semanas y tal vez meses para que las poblaciones vayan tomando su día a día. Un paso a la vez.
Pero estás líneas las escribo para hacer un llamado a la ayuda y a la solidaridad. Por favor, recurre a los centros de acopio y ayuda en tu colonia, o en tu comunidad como puedas y lo decidas. Todas las manos y buena voluntad son importantes.

Te compartimos una lista de los centros de albergue y acopio en nuestra ciudad:
Delegación Álvaro Obregón

Refugio:
Deportivo G3. Av. Escuadrón 201 s/n Col. Victoria

Centros de Acopio:
Caseta de Le Mans de Villaverdun
Restaurante Taquearte Barranca del Muerto (entre Minerva y Hércules)
Deli Café, Río Hondo #1
Delegación Azcapotzalco

Centro de Acopio:
Azcapotzalco
Delegación Coyoacán

Refugio
Deportivo Rosario Iglesias. Calz. del Hueso #400, Los Girasoles, 04920

Centro de Acopio:
Estadio Olímpico Universitario
Delegación Cuauhtémoc

Refugio
Plaza del Estudiante. Peña S/N, Cuauhtemoc, centro historico-alameda, Centro

Centros de Acopio
Parque España
Parque México
Centro Histórico: Zócalo, en la carpa blanca de la Secretaría de Gobernación
Bahía Magdalena 53 Esq. Bahía Montejo, Veronica Anzures (de 7 am a 23:00 hrs)
Delegación Cuaujimalpa

Refugio:
Deportivo Morelos. José María Castorena s/n, esquina san José de los Cedros

Centros de Acopio:
Síclo Santa Fe, Park Plaza (Javier Barros Sierra #540 Torre 2)
Delegación Tlalpan

Refugios:
Deportivo La Joya. Av. Insurgentes Sur 4342-S, Tlalpan Centro II, 14000 Ciudad de México, CDMX
Villa Olímpica. Avenida Insurgentes Sur 3493, Tlalpan, Miguel Hidalgo Villa Olímpica, 14250 Ciudad de México, CDMX
Delegación Miguel Hidalgo

Refugios:
Deportivo Plan Sexenal. Calle Ferrocarril de Cuernavaca s/n, Miguel Hidalgo,

Nextitla, 11420 Ciudad de México, CDMX

Deportivo Pavón. Lago Trasimeno s/n, Pensil Norte, Reforma Pensil, 11430 Miguel Hidalgo, CDMX
Parque Lira. Calle Parque Lira 136, San Miguel Chapultepec I Secc, 11850 Ciudad de México, CDMX

Centros de Acopio:
Cruz Roja de Polanco (Se  necesitan en particular: jeringas y gazas, Electrolit en polvo y alcohol etílico)
Glorieta de Masaryk
Rubén Darío #115
Teatro Ángela Peralta
Paseo de los Tamarindos #49
Bosque de Avellanos #142
Bosque de Toronjos #39-GH02A
Cerrada de Bezares #130
Sierra Amantepec #193
Virreyes #1110
Skyview Polanco Av Ejército Nacional 245, Miguel Hidalgo, Granada
Reforma 223, Eucalipto piso 5
Montañas Calizas 446 (Cascos, guantes, linternas, lonas)
Delegación Benito Juárez


Refugio:
Deportivo Benito Juárez. Calle Uxmal 807B, Sta Cruz Atoyac, 03310 Ciudad de México, CDMX

Centros de Acopio:
Heriberto Frías 819, frente al CUM
Metrobus Etiopía, Calles Cuauhtémoc y Xola arriba del Scotiabank
Delegación Gustavo A. Madero

Refugio
Villa Mujeres. Margarita Maza de Juárez 150 Bis, La Patera Vallejo, 07710 Ciudad de México, CDMX
Casa del peregrino. Eje 5 Nte Calz San Juan de ARAGON 63, Villa Gustavo A. Madero, 07050 Ciudad de México, CDMX[1]
Además, puedes consultar las páginas de las universidades como la UNAM y la UAM, en sus diversos planteles seguramente se instalarán más centro de acopio.
Se necesita de tu ayuda.



[1] Televisa.News. SEPTIEMBRE 19, 2017 | 21:36 PM. http://noticieros.televisa.com/historia/cdmx/2017-09-19/refugios-y-centros-acopio-sismo-cdmx/. Septiembre 20, 2017.

Semáforo en rojo

Por: Jezz

Uno de mis mayores miedos -desde que tengo uso de razón-, es ser atropellada. Tengo la teoría que en alguna otra vida morí así, porque incluso sea cruzar una simple calle o peor: una avenida, ¡me da miedo! Trato de buscar siempre el paso peatonal y si hay semáforos, esperar la indicación. Prefiero esperar esos 60, 30 o 45 segundos que marca, a pasar corriendo y no saber si lograré cruzar, sin provocar algún accidente; pero a lo largo de mi camino a la escuela, al trabajo, en la vida diaria, me he encontrado con gente que no se da cuenta de lo efímera que es la vida, poniendo en juego el “correr”, sin pensar en que en cualquier segundo puede pasar un auto, una moto o el transporte público. Muchos corremos a todos lados, porque siempre tenemos prisa; pero, ¿si tanto nos preocupa llegar a tiempo, no deberíamos ocuparnos en primera instancia POR LLEGAR?

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial, cada año, los accidentes de tránsito causan la muerte de aproximadamente 1.24 millones de personas en todo el mundo. A pesar de que los países de ingresos bajos y medianos tienen menos de la mitad de los vehículos del mundo, se producen en ellos más del 91% de las muertes relacionadas con accidentes de tránsito. La mitad de las personas que mueren por esta causa son “usuarios vulnerables de la vía pública”, es decir: peatones, ciclistas y motociclistas. [1]

A nivel nacional, los accidentes de tránsito en que perdieron la vida pasajeros y peatones representan el 50% -2 mil 354- del total de 4 mil 708 víctimas que se registraron en intersecciones viales urbanas, de acuerdo con la Estadística de Accidentes de Tránsito en zonas urbanas que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de manera anual. [2]

El problema de la seguridad vial en México es la segunda causa de discapacidad general, los hospitales de la república alojan 750 mil lesionados al año. Cifra que representa un importante impacto, no sólo como tema de salud pública, sino también como un importante efecto negativo en la economía del país. [3]

En el 2010, en cifras preliminares, los accidentes viales fueron la décima causa de muerte de la población general en México, sólo dos lugares después de aquellas derivadas de los homicidios. En el 2009, la tasa fue de 4.7 muertes por cada 100 mil habitantes y en el 2008, el grupo de edad más afectado, por atropellamiento y accidentes de vehículo, es el de los 15 a 44 años, que acaparó 51.5% de la tasa de mortalidad. [4]

Días, horarios y edades que preocupan

Las cifras oficiales indican que en México 17 mil 062 personas perdieron la vida en el 2008 aconsecuencia de los accidentes de tráfico de vehículo de motor; sin embargo, de acuerdo con estudios científicos relacionados con el subregistro de información se estima que tal cifra podría ser 41% más alta.

Cada día pierden la vida en México, por esta causa, 47 personas, de las cuales casi 25 son jóvenes de entre 15 y 34 años. La principal causa de muerte de jóvenes no es el SIDA ni el cáncer, sino los accidentes de tránsito, esa es conclusión que comparten la Secretaria de Salud con la Organización Mundial de Salud.

Es el fin de semana en donde se registran la mayor cantidad de las víctimas mortales. Cabe destacar que el día domingo reporta el 22.9% de las víctimas; el segundo lugar, es el día sábado con 19.2% y, en tercer lugar, el lunes con 13.6%; estos tres días concentran el 55.7% de las víctimas que fallecen en el lugar del accidente. [5]

De acuerdo a los registros de 2014, el horario con mayor número de víctimas mortales es entre las 18:00 y las 20:59 horas, con el 18.7% y en segundo lugar, de las 21:00 a 23:59 horas con 16.2 por ciento.

El Nuevo Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México, en su artículo 10 habla de todas las preferencias de paso, las restricciones y penalizaciones. Aquí te las compartimos:[6]
  • En las intersecciones controladas por semáforos, cuando la luz verde otorga el paso si el peatón no alcanza a pasar completamente la vía y en las intersecciones que no cuenten con semáforo, siempre tendrá preferencia el peatón sobre el tránsito vehicular.  
  • Los conductores deberán parar y ceder el paso siempre a los peatones.
  • Los vehículos no motorizados (bicicletas) tendrán preferencia de paso sobre los vehículos motorizados.
  • Los vehículos de emergencia tienen preferencia de paso sobre los demás vehículos, cuando circulen con las señales luminosas o audibles en funcionamiento.
  • El ferrocarril, el tren ligero y vehículos de transporte público, que circulen en carriles exclusivos confinados o en contraflujo, tienen preferencia de paso.
  • En las intersecciones reguladas por agentes viales, los conductores deben seguir las indicaciones de estos, independientemente de las reglas de preferencias o de lo indicado por los dispositivos para el control del tránsito.
  • Los conductores deben detener su vehículo cuando el semáforo esté en rojo, en la línea de “alto”, sin invadir el cruce peatonal o el área de espera para bicicletas o motocicletas.
  • Cuando exista congestión vehicular que impida cruzar completamente la intersección y aunque la luz del semáforo indique siga, se deberá parar en la línea de alto para evitar obstruir la circulación.
  • Cuando un semáforo se encuentra con luces intermitentes se cruzará con precaución disminuyendo la velocidad. Tiene preferencia el conductor que tenga la luz destellante en ámbar y el conductor que tenga la luz destellante en rojo deberá hacer alto total y cruzar con precaución.
  • En vías de acceso controlado, por ejemplo: viaducto o periférico, los vehículos que se incorporan a los carriles centrales deberán ceder el paso a los que siguen en la vía. Los vehículos que circulan sobre la lateral, deberán ceder el paso a los que se desincorporan de los carriles centrales.

En pocas palabras las prioridades van así: Servicios de emergencia > Peatones > Ciclistas > Transporte Público > Automóvil particular.
La verdad al cierre de esta nota, sigo impactada por la cantidad de accidentes que son generados por ir a exceso de velocidad, no respetar el semáforo, los carriles asignados o las señales viales. Me da miedo cruzar la calle y que, aunque yo como peatón tenga prioridad de paso, quien maneja no lo considere así.
También caí en cuenta de todas esas veces en las que yo no respeté las reglas de la sana convivencia vehicular y he aprendido más de lo que parece.
¿Crees qué realmente se respeta la prioridad vehicular? ¡Cuántas veces no evitamos el puente peatonal! ¿Qué medida implementarías para una mejor educación vial?
Fuentes:
[1] INEGI. (2015). “ESTADÍSTICAS A PROPÓSITO DEL… DÍA MUNDIAL EN RECUERDO DE LAS VÍCTIMAS DE LOS ACCIDENTES DE TRÁFICO. 2017, de INEGI Sitio web: http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/aproposito/2015/trafico0.pdf
[2] ILICH VALDÉZ. (2016). CDMX, ENTRA LAS CIUDADES CON MAYOR NÚMERO DE ACCIDENTES VIALES. 2017, de MILENIO Sitio web: http://www.milenio.com/df/transito_accidentes-muertes_accidentes_transito-muertos_vialidad-choques_0_755924595.html
[3][5] XAVIER REYNAGA. (2011). Accidentes viales encabezan tasa de mortalidad. 2017, de EL ECONOMISTA Sitio web: http://eleconomista.com.mx/sociedad/2011/04/24/accidentes-viales-encabezan-tasa-mortalidad
[4] INEGI. Op. Cit.
[5] XAVIER REYNAGA. Op. Cit.

[6] GOBIERNO DE LA CIUDAD DE MEXICO. (2015). REGLAMENTO DE TRÁNSITO DEL DISTRITO FEDERAL. 2015, de SSP, GDF, GOBMEX Sitio web: http://data.ssp.cdmx.gob.mx/reglamentodetransito/documentos/nuevo_reglamento_transito.pdf

Juventu-des-esperanza de participación

Por: Nadia Sierra Campos
El Día Internacional de la Juventud se celebra el 12 de agosto de cada año, fue establecido por las Naciones Unidas en el 2000 (Resolución 54/120), como un mecanismo para aumentar la conciencia sobre los problemas que afectan a los jóvenes en todo el mundo.
Se define como jóvenes a las personas comprendidas en un rango de edad que va de los 18 alos 29 años de edad y que actualmente conforman la generación más numerosa de la humanidad. En México, para 2015, información de la Encuesta Intercensal mostró que el monto de la población joven ascendió a 30.6 millones, que representa más de la cuarta parte (25.7%) de la población a nivel nacional, y de ésta, el 35.1% son adolescentes de 15 a 19 años.
Ellas y ellos en número, en composición, en inquietudes y sueños, se consideran agentes fundamentales del cambio social. Su imaginación, ideales, energía y visión son necesarias para el desarrollo de las sociedades, pero, ¿en realidad les ofrecemos todas las herramientas y oportunidades para que se desarrollen? Pese a su importancia, son víctimas del panorama nacional y global de inseguridad, violencia, corrupción, impunidad y pobreza. Pero también, son los destinatarios de una que otra acción o programa que pretende garantizarles educación, empleo, acceso a espacios de esparcimiento y cultura, al medio ambiente e incluso a la política.
No puedo hablar de “la juventud” pues cada persona en ese rango de edad se desenvuelve en un contexto geográfico, económico, social y cultural distinto; lo juvenil además, hace referencia a las producciones culturales y contraculturales que despliegan o inhiben en su andanza diaria; las y los jóvenes diría Duarte (2010), “hacen referencia a los sujetos específicos en su individualidad y en sus relaciones colectivas. La juvenilización es la expresión que adquiere el proceso por medio del cual se construyen imaginarios sociales con modelos de ser joven que circulan en nuestras sociedades.
Por eso este texto habla de JUVENTUDES y también describe cierta esperanza y desesperanza que les envuelve.
Abordar todos los contextos juveniles me llevaría a escribir mucho más en este espacio y sobre todo me obligaría a dialogar y construir con ellxs, de tal suerte que sólo me centraré al tema de la participación ciudadana juvenil.
Numerosos estudios antropológicos, sociológicos y políticos han hecho énfasis en que la juventud se siente excluida y aislada de la vida política en el país al no encontrar espacios de resonancia y eso es parcialmente cierto. Por supuesto que cada vez menos vemos manifestaciones en las calles, panfletos, pronunciamientos que entregar en las esquinas, reuniones cercanas con cotos de poder, pero sí encontramos peticiones con firmas electrónicas en la red, conversatorios virtuales y espacios democráticos como Wikipolítica.
Tal vez quisiéramos ver la forma de participar de los y las jóvenes como lo hicimos las generaciones adultas, pero no sólo los tiempos han cambiado, la red nos ha revolucionado y las tecnologías de la información y la comunicación nos han transformado. Por ejemplo, en la promoción de los derechos humanos toman relevancia las relaciones cívicas, el fortalecimiento de las capacidades y derechos juveniles, la ampliación de los atributos de la ciudadanía en la constitución de las identidades, ya no sólo se trata del derecho al voto a partir de los 18 años de edad, sino que se da importancia a las prácticas sociales que dan significado a la ciudadanía. 
Quizá la política es una cosa aburrida y por eso para las y los jóvenes los discursos acartonados, los principios y estatutos reciclados, las mismas caras al frente de las instituciones y los organismos políticos les dan desesperanza. Pero, qué tal si llamamos su atención a participar activamente a través de Twitter, Facebook, Instagram u otros; si colgamos fotos de sus inquietudes, si “posteamos” las canciones que en versión de reggaetón, heavy metal, punk o trash contienen su protesta social, si damos “like” a sus opiniones y preferencias, es entonces donde encontramos esperanza.
Hoy no sólo en educación y cultura debemos utilizar las redes, la participación ciudadana nos obliga a utilizar los espacios públicos físicos y virtuales, alguna vez las generaciones adultas hicimos nuestras las calles y los muros, las generaciones presentes y recientes ahora deben hacer suyos los espacios en que se desenvuelven desde sus aparatos electrónicos hasta su convivencia cotidiana.
La esperanza radica en que encontremos las nuevas y divertidas formas de comunicarnos con las juventudes.
Fuentes consultadas
Portal de las Naciones Unidas 2017, apartado de celebraciones, días internacionales http://www.un.org/es/events/youthday/. Consultada el 9 de agosto de 2017
Principales resultados de la Encuesta Intercensal 2015. Estados Unidos Mexicanos, INEGI, México, 2016

 

Duarte, K. y Cáceres, D. (2010). Proceso de Integración Microsocial y Formación de Capital Social. En Capítulo 7 de la Sexta Encuesta Nacional de Juventud. INJUV. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=19501303. Consultado el 10 de agosto de 2017.