Una dosis de amistad para tu salud

Por: Eurípides Blue

“El ser humano es un ser social por naturaleza, y el insocial por naturaleza y no por azar o es mal humano o es más que humano”
Aristóteles

Mi abuelo decía que el mejor amigo era un cinco en el bolsillo, que los amigos si es que existían se contaban con los dedos de la mano y regularmente te sobrarían dedos en dicha tarea. Probablemente mi abuelo no tuvo la suerte de conocer o crear vínculos estrechos con otras personas a tal grado de considerarlos sus amigos o, en mi caso, mi familia por elección.

children-1149671_960_720
La amistad es un proceso complejo donde la ciencia todavía tiene mucho por descubrir. La RAE define amistad como: afecto personal puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato. Y es que para hacer amigos es necesario invertir tiempo. Un estudio publicado en el Journal of Social and Personal Relationships, señala que se requieren entre 40 y 60 horas para considerar a alguien como un amigo casual, y entre 80 y 100 horas para considerarse como un simple amigo, pero para  los que se reserva un espacio especial y se consideran como amigos entrañables es necesario  dedicarles más de 200 que sería el equivalente a 8 días de nuestra vida.

Pero ¿de qué depende que tomemos en cuenta a una persona como nuestr@ amig@? Un estudio de los mecanismo cognitivos subyacentes a la amistad de la Universidad de Pensilvania, refiere que “puntuamos” a nuestras amistades en la forma en que creemos que estas nos “clasifican” a nosotr@s, es decir,  elegimos a  personas con la capacidad de apoyarnos en caso de presentarse algún conflicto y también a partir de que ell@s consideren que nosotr@s “saldremos al quite” en caso de requerirlo. Lo curioso es que cuando se crea un fuerte vínculo de amistad la gente no lleva la cuenta exacta de los bienes dados y recibidos, inclusive se comprobó que la gente parece ayudar a sus amigos, aun cuando sea improbable que les devuelvan el favor. En pocas palabras gustamos de aquellas personas que cuidan de nosotr@s y solemos cuidar de l@s amigx@ como si fueran una extensión nuestra.

Sumado a lo anterior, el plus que obtenemos de una amistad es que socialmente nos brindan una visión distinta a la nuestra, que a su vez  fomenta la empatía, la apertura a nuevas experiencias y pensamientos.

people-3358068_960_720

¿No les ha pasado que un día una nube gris se posa sobre sus cabezas y una serie de eventos desafortunados no paran de presentarse, pero de la nada se aparece esa persona que con su particular humor, ocurrencias y paciencia nos patea fuera de ese estado de malestar aunque nos resistamos a salir de ahí? Y es que los amigos son beneficiosos para la salud,  aquellos considerados como amiguer@s  tienen mayor actividad de endorfinas (sustancia del  cerebro que entre otras cosas alivia el dolor y da bienestar). Un dato importante es que la promoción de amistad entre adolescentes reduce la depresión y duplica la posibilidad  de recuperarse de esa afección aumentando las posibilidades de recuperación de infarto de miocardio; por el contrario, aquellas personas que  no tienen conexiones sociales, en la vejez duplican el riego de presión arterial alta.

Además, la amistad puede ayudar a cambiar hábitos poco saludables (como beber en exceso o el sedentarismo), a lidiar mejor con los traumas como cuando terminas una relación amorosa o cuando pierdes el empleo o un familiar fallece.

L@s amig@s en el trabajo impulsan la productividad y sientan las bases de lo que se conoce como “felicidad laboral” que incrementa la satisfacción profesional en un 50%  según reporta una encuesta de Gallup hecha en  2013. Pero no todo es color de rosa; según un estudio realizado por Linkedin, un 68% de los nacidos a partir de 1980 sacrificarían una amistad por un ascenso.

Y para los que creían que lazos fraternos son una cuestión social déjenme decirles que se generan también por una cuestión  de marcadores genéticos. Se descubrió que si bien l@s amig@s no comparten un código genético directo, sí tienen patrones genéticos similares como los que poseen el gen del alcoholismo (DRD2), que tienden a juntarse.

Y sin que suene a cliché, soy de las personas que disfruta enormemente una salida con mis amig@s donde la conversación y las risas son las protagonista mientras bebemos unas cervezas. Cuando comparto con mis amistades me hallo en otra sintonía, veo la vida de otros colores, saboreo las experiencia con mayor perspectiva, escucho a otr@s con mi discurso en su legua, desmenuzo sus ideas que compaginan o se contraponen a las mías, me convierto en una alienada que poco teme al ridículo o al absurdo.
Lo que me ha dictado la experiencia es que la amistad no solo es un valor que se cultiva, es una forma de generar redes donde la aceptación, empatía y el respeto son primordiales para que esta se fortalezca.

friendship-2366955_960_720

Referencias

Cuánto tiempo se tarde en hacer un amigo
Disponible: http://www.lavanguardia.com/vivo/20180402/442140248223/cuanto-tiempo-tarda-hacer-un-amigo.html

Nueva hipótesis  explica la amistad entre humanos.
Disponible en: https://www.tendencias21.net/Nueva-hipotesis-explica-la-amistad-entre-humanos_a3378.html

Qué dice la ciencia sobre la amistad.
Disponible en: http://contenido.com.mx/2016/05/que-dice-la-ciencia-sobre-la-amistad/

La amistad tiene una base genética.
Disponible en: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2011/01/110118_genes_amistad_men

Los amigos te hacen más feliz y eficaz en el trabajo.
Disponible en: http://www.expansion.com/2013/08/02/emprendedores-empleo/desarrollo-de-carrera/1375463553.html

La ciencia de la amistad.
Disponible en: https://gerryvelasco.wordpress.com/2017/04/20/la-ciencia-detras-de-la-amistad/