Desarrollando nuestras inteligencias con recursos digitales

Por Angeles Santiso

Durante muchos años se habló de la inteligencia como un proceso único, que solía definirse como la capacidad para resolver problemas. Si bien es cierto, la resolución de problemas forma parte esencial de dicho proceso cognitivo, la investigación en el tema ha evolucionado dando lugar a nuevas propuestas entre las que se encuentran la Teoría de las inteligencias múltiples, de Howard Gardner.

lightbulb-1875247_960_720

Gardner considera que el concepto de inteligencia que se ha empleado tradicionalmente, no es suficiente para explicarla, y la define como “la habilidad para resolver problemas o para elaborar productos que son de importancia en un contexto cultural o en una comunidad determinada.” (Gardner, 2001) En la propuesta original, el autor propuso siete inteligencias; sin embargo, la lista se ha ampliado y seguramente, continuará puliéndose. A continuación, se plantea una lista de ocho inteligencias:

  • Inteligencia lingüística, que es la a capacidad de dominar el lenguaje y la comunicación.
  • Inteligencia lógico-matemática, que es la habilidad para razonar de manera deductiva y lógica y la capacidad de resolver problemas matemáticos.
  • Inteligencia espacial, que es la capacidad para poder observar el mundo y los objetos desde diferentes perspectivas, así como la habilidad para manipular o crear imágenes mentales para poder resolver problemas.
  • Inteligencia musical, caracterizada por la capacidad de reconocer y componer tonos y ritmos musicales.
  • Inteligencia corporal y cinestésica, que es la capacidad de utilizar la habilidad de coordinación de los movimientos corporales. Este tipo de inteligencia es una manifestación de la conexión entre la mente, las emociones y el movimiento.
  • Inteligencia intrapersonal, que se caracteriza por la habilidad de comprender, controlar y acceder a sentimientos y emociones, y reflexionar sobre éstos.
  • Inteligencia interpersonal, que se refiere a la habilidad de discernir las emociones y las intenciones de los demás.
  • Inteligencia naturalista, que es la capacidad de distinguir, ordenar, clasificar, comprender y utilizar elementos del medio ambiente, objetos, animales o plantas.

Es muy probable que, al leer la lista anterior, empieces a preguntarte cuáles inteligencias posees y cuales no. La teoría dice que todas las personas contamos con todas ellas, pero tendemos a desarrollar más alguna, producto de nuestros predisponentes genéticos y, por supuesto, por la influencia del ambiente en el que nos hemos desarrollado. La propuesta que les hago en esta ocasión es estimularlas por medio de recursos digitales.

Casi todas las personas que me leen en este momento hacen uso, en mayor o en menor medida, de algún recurso de lo que se conoce como Web 2.0, ya sea que pertenezcan a redes sociales, usen alguna aplicación desde sus teléfonos móviles o naveguen por la red. Es por ello que les comparto una lista de sugerencias para trabajar con las inteligencias múltiples, ya sea en el aula o en nuestra vida diaria. Si estimulamos a nuestro cerebro, este se mantiene plástico, es decir, con la suficiente flexibilidad para seguir aprendiendo y para adaptarse a los cambios que le esperan. A continuación, la propuesta por cada inteligencia:

  • Inteligencia lingüística. Hay una amplia gama de recursos que sirven a la palabra escrita y también a la palabra hablada. Entre ellos se encuentran los procesadores de texto como Word y Google Docs. Pixton o Animaker nos ayudan a crear historias, artículos y varias cosas más, con animación. Audacity o SoundCloud para crear podcast o notas de voz, entre otros. Las redes sociales para compartir información o dialogar como Google Talk, Messenger de Facebook o Blogger para crear blogs; también se encuentran disponibles gran cantidad de E-books o enciclopedias virtuales, además de buscadores, para localizar información escrita.
  • Inteligencia lógico-matemática. Las hojas de cálculo como Excel o su versión en Google Docs, es un buen inicio. Los software matemáticos y juegos virtuales con estructura lógico-matemática como el ajedrez, se encuentran disponibles en Internet, haciendo del aprendizaje de las matemáticas, una experiencia lúdica y significativa.mobile-phone-1875813_960_720
  • Inteligencia visual-espacial. Existen creadores de modelos 3D como SketchUp, y muchos editores de imagen como Picnic o Pixrl. Otra opción es elaborar líneas del tiempo con programas como Tiki-toki; también se pueden hacer gráficos, infografías y más en aplicaciones como Piktochart o Canva. Una posibilidad más es crear presentaciones con Prezi o Knovio.
  • Inteligencia corporal-kinestésica. Hay una gran variedad de videos en línea para acceder a recursos relacionados con esta inteligencia como YouTube, Animoto o Masher. Proyectos de construcción con Lego Digital o Robot Nation, y también es interesante hacer viajes virtuales con Panoramas.dk5
  • Inteligencia musical. Los karaokes y los instrumentos virtuales son una excelente opción para crear música; también hay softwares para componer música como Note Heads, Notion y Note Reader.
  • Inteligencia interpersonal. La expresión de las ideas con fines de diálogo y discusión, son un buen medio para desarrollar esta inteligencia. Algunos recursos virtuales para ello son los blogs, como WordPress y Blogger que ya habíamos mencionado, las redes sociales como Twiter, Facebook y Linkedin, las comunidades virtuales como Sangakoo o los juegos colaborativos que pueden encontrarse en Zylom.
  • Inteligencia intrapersonal. La reflexión acerca de nuestros propios procesos, puede estimularse por medio de softwares de gestión de tareas como Nozbe, Wonderlist o Do it (Tomorrow); Chrome App cuenta con test que favorecen el autoconocimiento, y los portafolios multimedia que se realizan con Tumbrl también son enriquecedores.
  • Inteligencia naturalista. Los viajes virtuales que ofrece la NASA son una buena opción. Para saber más acerca de la naturaleza y el medio ambiente, existen aplicaciones como Fotopedia Wild Friends o Project Noah. Para recibir consejos ecológicos están Go Green y Green Tips.unnamed

Como se podrán dar cuenta, los recursos que nos ofrece Internet (muchos de ellos gratuitos o con versiones de prueba) pueden ser muy útiles para aprender cosas nuevas, mantener nuestro cerebro sano y permanecer actualizad@s en esta era del mundo digital.

Referencia:

Gardner, H. (2001). Estructuras de la mente. La teoría de las inteligencias múltiples. México: Fondo de Cultura Económica.

¿Bibliotecas para los libros?

Por: Nadia Sierra Campos

¿Hace cuanto no te acercas a una biblioteca? ¿sabes para qué sirve la biblioteca? ¿te imaginas una biblioteca donde todas las personas puedan navegar? muchas preguntas pueden surgir alrededor y por eso en esta ocasión te quiero platicar un poco sobre las bibliotecas y la inclusión.

book-436512_960_720

Cuando no existía la red y también cuando ésta no era tan accesible como ahora, hacer una tarea, consultar textos que profundizaran sobre un tema o simplemente pasar un rato y leer esos libros que no podíamos comprar, era impensable sin una biblioteca cercana a nuestra localidad, cuando para las personas afortunadas como yo, las había.

En México existen 2,456 municipios y según información gubernamental[1] actualmente se cuenta con 7 mil 363 bibliotecas públicas en 2 mil 281 municipios; si hiciéramos cuentas alentadoras podríamos decir que nos falta poco para contar con una biblioteca en cada municipio, pero no es así pues la mayoría de las bibliotecas se ubican en las grandes ciudades. Eso nos demuestra que la infraestructura bibliotecaria aún es insuficiente en el país y que para que un mayor número de personas puedan acercarse al conocimiento y la cultura falta mucho que trabajar.

La finalidad de una biblioteca es contribuir al bienestar de la población respondiendo a sus necesidades culturales, educativas, informativas y recreativas, además de brindar a las personas usuarias un espacio de tranquilidad en donde tengan acceso a acervos y recursos para informarse, trabajar, descansar, viajar en el tiempo y los espacios. Si pensabas que sólo podías encontrar libros, tenías una idea parcial, pues en estos espacios podemos consultar además revistas, periódicos y cualquier otro documento escrito de consulta pero también hay audiolibros, películas con subtítulos o con audiodescripción y también de lectura fácil, en el mejor de los casos.

biblio_vasconcelos

Como ves, una biblioteca no es un desperdicio ni de espacio ni de tiempo; se trata de una inversión para las generaciones presentes; cualquiera que sea su edad, es opotunidad de desarrollo y abona para la educación o la recreación.

La casi reciente Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible establece que a través del cumplimiento de sus 17 objetivos, que abarcan el desarrollo económico, ambiental y social, ninguna persona quedará relegada. Es por eso que una biblioteca es un espacio indispensable para contribuir en el logro de esos objetivos en los pequeños y grandes rincones del país, pues el acceso público a la información permite que la sociedad tome decisiones informadas y con ello mejoren su calidad de vida; habría que recordar que fomentar la ignorancia también produce discriminación, pues perpetua la marginación social.

Las comunidades que tienen acceso a información oportuna y relevante tienen mejores opciones para erradicar la pobreza y la inequidad, mejorar el acceso a los alimentos y el uso eficiente de los recursos, promover la salud, la cultura, la investigación, la innovación y por supuesto la educación. Con ello, también se tiene la oportunidad de fomentar sociedades pacíficas e inclusivas que promuevan la resolución no violenta de conflictos, la paz, el respeto y con ello se facilite la cultura de legalidad y acceso a la justicia; se trata de un hilo conductor que favorece el desarrollo humano y el ejercicio de las libertades.

Con estas ideas te puedo aclarar que las bibliotecas no son para los libros sino para las personas; sin embargo, en la actualidad no son accesibles para todas. Primero, porque como se manifestó al inicio, no están disponibles en todas las regiones y localidades del país; y segundo, porque aún no están pensadas para la población que se encuentra en situaciones de vulnerabilidad o que se ha excluído socialmente como: personas indígenas, mayores, con discapacidad, migrantes, privadas de la libertad, usuarias de sustancias psicoactivas, en situación de calle, enfermas que se encuentran en hospitales o sus domicilios, o jóvenes al margen del sistema educativo, entra otras tantas más.

ed20e2724c79263082abeb228a8216b7

Así como recita la frase “si tú no vas a la montaña, la montaña debe ir a ti”, debe aplicar para las bibliotecas. La difusión del conocimiento y la cultura no requiere espacios arquitectónicos ni lugares fijos; lo que se necesita son recursos suficientes y creatividad. Es por eso que las bibliotecas ambulantes, la siembra de libros o el canje de materiales didácticos resultan prácticos. Qué tal si para las personas enfermas, privadas de la libertad o que tienen dificultades para leer utilizamos personas voluntarias que vayan a leer a los domicilios o lugares donde se encuentren. O qué mejor si instalamos pequeñas cajas con materiales en espacios públicos para que las personas los usen y los vuelvan a depositar ahí, si fomentamos la alfabetización escrita y digital. En fin, hay una serie de acciones para promover el uso de las bibliotecas públicas en cualquier lugar y en todo momento, que podrían hacer de éstas espacios inclusivos sin mucha infraestructura, aunque ella sí es indispensable en ciertos casos.

Finalmente hay que tener presente que lo que necesitamos es que la información viaje para todas las personas en donde se encuentren.

[1] Información consultada en el sitio web: http://www.bibliotecavasconcelos.gob.mx/presentacion/  el 16 de julio de 2018.