Desarrollando nuestras inteligencias con recursos digitales

Por Angeles Santiso

Durante muchos años se habló de la inteligencia como un proceso único, que solía definirse como la capacidad para resolver problemas. Si bien es cierto, la resolución de problemas forma parte esencial de dicho proceso cognitivo, la investigación en el tema ha evolucionado dando lugar a nuevas propuestas entre las que se encuentran la Teoría de las inteligencias múltiples, de Howard Gardner.

lightbulb-1875247_960_720

Gardner considera que el concepto de inteligencia que se ha empleado tradicionalmente, no es suficiente para explicarla, y la define como “la habilidad para resolver problemas o para elaborar productos que son de importancia en un contexto cultural o en una comunidad determinada.” (Gardner, 2001) En la propuesta original, el autor propuso siete inteligencias; sin embargo, la lista se ha ampliado y seguramente, continuará puliéndose. A continuación, se plantea una lista de ocho inteligencias:

  • Inteligencia lingüística, que es la a capacidad de dominar el lenguaje y la comunicación.
  • Inteligencia lógico-matemática, que es la habilidad para razonar de manera deductiva y lógica y la capacidad de resolver problemas matemáticos.
  • Inteligencia espacial, que es la capacidad para poder observar el mundo y los objetos desde diferentes perspectivas, así como la habilidad para manipular o crear imágenes mentales para poder resolver problemas.
  • Inteligencia musical, caracterizada por la capacidad de reconocer y componer tonos y ritmos musicales.
  • Inteligencia corporal y cinestésica, que es la capacidad de utilizar la habilidad de coordinación de los movimientos corporales. Este tipo de inteligencia es una manifestación de la conexión entre la mente, las emociones y el movimiento.
  • Inteligencia intrapersonal, que se caracteriza por la habilidad de comprender, controlar y acceder a sentimientos y emociones, y reflexionar sobre éstos.
  • Inteligencia interpersonal, que se refiere a la habilidad de discernir las emociones y las intenciones de los demás.
  • Inteligencia naturalista, que es la capacidad de distinguir, ordenar, clasificar, comprender y utilizar elementos del medio ambiente, objetos, animales o plantas.

Es muy probable que, al leer la lista anterior, empieces a preguntarte cuáles inteligencias posees y cuales no. La teoría dice que todas las personas contamos con todas ellas, pero tendemos a desarrollar más alguna, producto de nuestros predisponentes genéticos y, por supuesto, por la influencia del ambiente en el que nos hemos desarrollado. La propuesta que les hago en esta ocasión es estimularlas por medio de recursos digitales.

Casi todas las personas que me leen en este momento hacen uso, en mayor o en menor medida, de algún recurso de lo que se conoce como Web 2.0, ya sea que pertenezcan a redes sociales, usen alguna aplicación desde sus teléfonos móviles o naveguen por la red. Es por ello que les comparto una lista de sugerencias para trabajar con las inteligencias múltiples, ya sea en el aula o en nuestra vida diaria. Si estimulamos a nuestro cerebro, este se mantiene plástico, es decir, con la suficiente flexibilidad para seguir aprendiendo y para adaptarse a los cambios que le esperan. A continuación, la propuesta por cada inteligencia:

  • Inteligencia lingüística. Hay una amplia gama de recursos que sirven a la palabra escrita y también a la palabra hablada. Entre ellos se encuentran los procesadores de texto como Word y Google Docs. Pixton o Animaker nos ayudan a crear historias, artículos y varias cosas más, con animación. Audacity o SoundCloud para crear podcast o notas de voz, entre otros. Las redes sociales para compartir información o dialogar como Google Talk, Messenger de Facebook o Blogger para crear blogs; también se encuentran disponibles gran cantidad de E-books o enciclopedias virtuales, además de buscadores, para localizar información escrita.
  • Inteligencia lógico-matemática. Las hojas de cálculo como Excel o su versión en Google Docs, es un buen inicio. Los software matemáticos y juegos virtuales con estructura lógico-matemática como el ajedrez, se encuentran disponibles en Internet, haciendo del aprendizaje de las matemáticas, una experiencia lúdica y significativa.mobile-phone-1875813_960_720
  • Inteligencia visual-espacial. Existen creadores de modelos 3D como SketchUp, y muchos editores de imagen como Picnic o Pixrl. Otra opción es elaborar líneas del tiempo con programas como Tiki-toki; también se pueden hacer gráficos, infografías y más en aplicaciones como Piktochart o Canva. Una posibilidad más es crear presentaciones con Prezi o Knovio.
  • Inteligencia corporal-kinestésica. Hay una gran variedad de videos en línea para acceder a recursos relacionados con esta inteligencia como YouTube, Animoto o Masher. Proyectos de construcción con Lego Digital o Robot Nation, y también es interesante hacer viajes virtuales con Panoramas.dk5
  • Inteligencia musical. Los karaokes y los instrumentos virtuales son una excelente opción para crear música; también hay softwares para componer música como Note Heads, Notion y Note Reader.
  • Inteligencia interpersonal. La expresión de las ideas con fines de diálogo y discusión, son un buen medio para desarrollar esta inteligencia. Algunos recursos virtuales para ello son los blogs, como WordPress y Blogger que ya habíamos mencionado, las redes sociales como Twiter, Facebook y Linkedin, las comunidades virtuales como Sangakoo o los juegos colaborativos que pueden encontrarse en Zylom.
  • Inteligencia intrapersonal. La reflexión acerca de nuestros propios procesos, puede estimularse por medio de softwares de gestión de tareas como Nozbe, Wonderlist o Do it (Tomorrow); Chrome App cuenta con test que favorecen el autoconocimiento, y los portafolios multimedia que se realizan con Tumbrl también son enriquecedores.
  • Inteligencia naturalista. Los viajes virtuales que ofrece la NASA son una buena opción. Para saber más acerca de la naturaleza y el medio ambiente, existen aplicaciones como Fotopedia Wild Friends o Project Noah. Para recibir consejos ecológicos están Go Green y Green Tips.unnamed

Como se podrán dar cuenta, los recursos que nos ofrece Internet (muchos de ellos gratuitos o con versiones de prueba) pueden ser muy útiles para aprender cosas nuevas, mantener nuestro cerebro sano y permanecer actualizad@s en esta era del mundo digital.

Referencia:

Gardner, H. (2001). Estructuras de la mente. La teoría de las inteligencias múltiples. México: Fondo de Cultura Económica.

Re-conociendo las redes

2ª parte de “En la red de las redes sociales.”

                                                                                Por: Josué Martínez

En el artículo anterior cerré comentando sobre la seducción de las redes sociales. En su libro “La Seducción de las Palabras” Grijelmo A. refiere que seducir se define según diccionario de 1739 como: “Engañar con arte y maña, persuadir suavemente al mal”. (Grijelmo, A. 2000. p. 33). Así que analizaremos algunas ideas acerca del porqué nos seducen así las redes sociales.

eye-1553789_960_720

Existe una atracción y seducción hipnótica que provoca navegar sobre una red social como Facebook, donde uno pareciera tener el control y que podemos sentirnos seguros; sin embargo, muchas veces vemos lo que no queríamos ver, escuchamos lo que no queríamos escuchar e incluso leemos lo que no queríamos leer. Ante nuestros ojos aparece una amplia gama de contenidos, de “amigos” y de sugerencias supuestamente con base a lo que nos ha “interesado”. Esto me hace pensar en lo que he nombredo como la gula posmoderna, influenciada tanto por cuestiones capitalistas como de mercado. En numerosas ocasiones, durante las visitas a Facebook, nos sentimos satisfechos pero queremos más y entonces viene la insatisfacción.

¿No se han sentido con ese inquietante impulso de deslizar su dedo una y otra vez sobre la pantalla e ir pasando por una y otra publicación a pesar de que ya se ha visto lo visto? Los deslices son rápidos, así como la vida en nuestros tiempos. Buscamos “algo” sin saber qué es, sin saber si realmente nos interesa o no. Y a pesar de que puede ser agotador siempre queda energía para un tanto más.

¿Se está convirtiendo Facebook o cualquier otra red social en una enfermedad o conflicto mental de las personas? ¿O ya lo es? Comentaba sobre los deslices en la pantalla, como un acto en repetición que algo nos quiere decir. En psicología a eso le llamamos síntoma.

Además, apenas pasamos cierto tiempo sin estar “conectad@s” se siente angustia que “De ella diremos que es una reacción frente a la percepción de un peligro exterior, es decir, de un daño esperado, previsto.” (Freud S., 1917. p.2) ¿Cuál es ese peligro que queremos entender o discernir? Respuesta aún no encontrada pero el análisis de esas repeticiones de las que hablamos nos podrán ir dando camino.

mobile-phone-1917737_960_720

Ahora, el tema de los lazos sociales. Los referentes que podemos utilizar son los denominados modernidad y posmodernidad para ir esclareciendo. Entre la modernidad y la posmodernidad diversas cuestiones subjetivas han tenido encuentro y han cambiado; sin duda, el ser es cambiante:

“Durante la segunda mitad del siglo XX hubo un gran movimiento de emancipación respecto de las pesanteces sociales y se produjo una revolución completa del modo de ser en su conjunto, de la relación con nosotros mismos y con los demás, de las formas de socialización y de individualización.” (Lipovetsky, G. 2016, p. 268)

Me parece que existe una lucha de conflictos entre los diversos tiempos que hemos mencionado, ya que por un lado una de las peticiones modernas era más de índole social y la petición posmoderna es más individualista. Llegados a este punto nos arroja una pista: “El individuo se siente incompleto cuando está solo.” (Freud, S. 1921, p. 112). El conflicto que surge y angustia se provoca ante los deseos narcisistas y los deseos de lazo libidinal.

La pantalla y los deslices con el dedo sobre ésta dan a la búsqueda de una cercanía no “sentida”. Las pantallas de nuestros dispositivos así se convierten en un muro, como “los muros” de Facebook. smartphone-1894723_960_720

En ocasiones, en análisis clínicos, los síntomas no se guardan en una caja y se “olvidan”. Los malestares se re-significan y así los horizontes nos dan otra perspectiva. Ante las repeticiones uno se puede encontrar en el mismo lugar pero a la inercia del análisis y haber “dado la vuelta” ya son otros los ojos con los que se mira. Finalizo así para subrayar que aquello que pareciera es necesario borrar, será mejor darle otra perspectiva ¡Claro, mediante un buen análisis! Seguramente así como las redes sociales provocan malestar también provocan bienestar.

Referencias:

-Grijelmo, A. (2000). La Seducción de las Palabras. Madrid. Grupo Santillana de Ediciones.

-Freud, S. (1917). Conferencia 25. La Angustia. Obtenido de Psicología General UNLP-Damián Gorostiaga: https://psicologiageneralunlp.files.wordpress.com/2010/08/freud-conferencia-25-la-angustia1.pdf el 22 de marzo de 2018.

-Lipovetsky, G. (2016) De la Ligereza. Barcelona. Editorial Anagrama.

-Freud, S. (1921). Psicología de las masas y análisis del yo. Vol. XVIII. Argentina. Amorrortu Editores.