Cambiando nuestros hábitos

Por: Verónica Estrada

Como en otras ocasiones, abordaré un tema relacionado con el medio ambiente: la basura. Es un hecho, se habla constantemente del tema pero pocas acciones se toman al respecto de manera individual o colectiva, o quizá hacemos caso omiso a las recomendaciones que frecuentemente están en los medios de comunicación.

De manera personal, es una situación que me inquieta principalmente cuando veo a las personas arrojar basura en la calle con gran facilidad e indiferencia o también en espacios cerrados. De igual modo, me doy cuenta al transitar por las calles de bolsas de basura al pie de los árboles, banquetas, en el transporte público y casi en cualquier lugar.

Como ya lo mencioné, recibimos información en los medios de comunicación respecto a las consecuencias ambientales y para la salud de la malas costumbre de tirar basura en lugares inadecuados o de no separar los residuos por lo menos en orgánicos e inorgánicos, pero parece que no ha surtido efecto aún en much@s de nosotr@s, pues no hemos alcanzado ese grado de conciencia que nos haga tomar acciones concretas y permanentes frente a este problema.

Inicialmente ¿a que llamamos basura? El término sirve para denominar todos aquellos productos o materiales que las personas decidimos descartar porque ya no nos resultan útiles. En esta gama podemos incluir residuos de comida, papeles, trapos viejos, trozos de cosas rotas y otros desperdicios que se producen diariamente en las casas, oficinas, industrias, escuelas, etc.

trash-1005249__340

La basura se considera uno de los problemas ambientales más grandes de nuestra sociedad. La población y el consumo per cápita crece y, por ende, la basura pero el espacio no y además su tratamiento no es el adecuado. El desmesurado crecimiento en el volumen de los residuos en la sociedad actual está poniendo en peligro la capacidad de la naturaleza para mantener nuestras necesidades y las de futuras generaciones.

En general, me parece que la mayoría de las personas en nuestro país como en muchos otros, creemos y actuamos en función de contar con un buen servicio de recolección de basura, creyendo que una vez que fue retirado de nuestra vista, el problema se acaba. O bien, en casos más drásticos, que al “deshacerme” de una bolsa o botella de plástico y arrojarla a la vía pública, ya no tengo responsabilidad pues en muchas ocasiones viene a la mente que a “alguien más” le corresponde recoger o bien barrer el espacio público (generalmente el gobierno al que pagamos impuestos).

Sin embargo, todas y todos somos consumidores y responsables de la basura que generamos y tiramos en relación también a la cantidad y calidad, por tanto,  jugamos un rol importante en la generación de residuos. Sí, en un hecho que para la mayoría es mucho más fácil comprar y desechar, pero mensualmente compramos y tiramos kilos de residuos que se disponen en rellenos o basurales generando graves problemas sanitarios y ambientales, que muchos de ellos representan una amenaza para la salud de las personas en algunas colonias de nuestra ciudad y de nuestro país en general.

sand-3167368_960_720

El hablar de la basura es un tema muy amplio, pero para empezar, podemos tomarlo con seriedad e interés; esto nos ayudará a efectuar acciones concretas tanto para la generación de desechos como para un manejo sustentable que permita la supervivencia digna de las generaciones venideras.

Existen algunas pautas que las y los consumidores podemos tener en cuenta para la reducción de la cantidad de residuos que generamos, y cabe mencionar que afortunadamente ya están en marcha algunas iniciativas, tanto a nivel gubernamental como en el ámbito privado, para la concienciación del tema de los residuos.

¿Qué podemos hacer? En lo que respecta a nuestro actuar personal, recordar nuevamente la regla de las 4R me parece un buen comienzo para poner en marcha tareas específicas que contribuyen en una parte a la solución del problema de la basura y que en general me parecen fáciles de llevar a cabo:

1. Reducir, es decir, evita el sobre envasado, los productos de “usar y tirar” como el papel aluminio, las bandejas de plástico y unicel, envases de tretrabrick. Reduce la utilización de las bolsas de plástico en las compras, es mejor que lleves contigo bolsas de tela o incluso bolsas que ya tengas en casa para cargar los productos que adquieras. También puedes llevar envases de plástico o de algún otro material que te sean útiles para preservar en buenas condiciones los alimentos que compras en la calle, en el mercado o incluso cuando vas al trabajo y/o escuela. Llevar botellas o contenedores llenos de agua de tu casa es una opción fácil y económica, pues evitarás adquirir botellas de plástico con agua que en un par de horas desecharás. La idea es evitar el consumo innecesario.

2. Reutilizar, que es volver a usar un producto. Cuando adquirimos este es importante que tomemos en cuenta si puede volverse a utilizar, dándole posiblemente un nuevo uso al objeto que de otro modo tiraríamos. Por ejemplo, reutilizar los envases de vidrio o de plástico, usar el papel para escribir o imprimir aprovechando ambas caras, utilizar trapos o ropa que desechemos para la limpieza, etc. de tal forma que se alargue la vida útil del producto o envoltorio.

blog paideia

3.- Reemplazar. Esto significa que tomemos en cuenta a la hora de nuestras compra los productos de vida útil prolongada, biodegradable, no tóxico y de menor impacto ambiental. Por ejemplo, elegir alternativas de juguetes que no funcionen con pilas, utilizar pañuelos de tela para algunos casos (podría ser si estamos en casa), elegir cuadernos con pastas de cartón en lugar de plástico y comprar envases de vidrio en lugar de latas o plástico.

4.- Reciclar, lo que permite reintroducir los distintos materiales en los ciclos de la producción, ahorrando materias primas y disminuyendo el flujo de residuos que terminan en los tratamientos de disposición final. Para ello es indispensable que separemos la basura para que los residuos orgánicos puedan ser “compostados” y ser utilizados como abonos de uso rural o domiciliario; los cartones, el plástico, el papel, el vidrio y los metales, pueden ser de utilidad para algunas empresas o cooperativas que los reciclan.

5.- No tires basura en las calles, parques, transportes. Cuando salgas carga una bolsa donde puedas disponer de los residuos que generas. Al llegar a casa, podrás separar adecuadamente los mismos.

6.-En la casa, escuela y oficina, puedes disponer de varios contenedores que estén previamente identificados con la separación de residuos. Si es en escuela o casa, promueve pláticas reflexivas sobre la importancia de la participación individual y colectiva respecto al manejo de la basura. Principalmente, practica con el ejemplo.

7.- Si te es posible, barre tu calle y si así lo quieres, puedes hacerte cargo de colocar un bote de basura cerca de tu casa a manera de propuesta y ejemplo para nuestras vecinas y vecinos, invitándoles en todo momento a depositar la basura siempre en los contenedores.

broom-3204876_960_720

Nuevamente la educación toma un papel preponderante en el manejo adecuado de los desechos, pues solo hay que ver nuestro alrededor para darnos cuenta lo que estamos haciendo con el espacio donde habitamos, ya sea casa, escuela, trabajo, en las calles y cuestionarnos sobre las acciones que tomamos día a día para mejorar como personas que habitan este planeta, que es nuestro y es de todas las personas que estamos y las que vienen.  Hagamos visible el problema para poder solucionarlo. ¿Qué otras acciones has llevado a cabo para contribuir a solucionar este problema? Compártenos tu opinión.

 

Referencias 

Universidad Nacional del Mar de Plata; 14 de abril de 2016. La basura: consecuencias ambientales y desafíos. Facultad de ciencias económicas y ambientales. Abril 25, 2018. Disponible en: https://eco.mdp.edu.ar/institucional/eco-enlaces/1611-la-basura-consecuencias-ambientales-y-desafios

Secretaría de medio ambiente y recursos naturales. Febrero de 2013. Residuos. Abril 25, 2018. Disponible en  http://apps1.semarnat.gob.mx/dgeia/informe_12/pdf/Cap7_residuos.pdf

Secretaría de medio ambiente y recursos naturales. Está en tus manos, la basura a su lugar. Abril 25, 2018. Disponible en: www.gob.mx/semarnat/articulos/esta-en-tus-manos-la-basura-a-su-lugar-18816